El Abanico de Seda

En un mundo donde la mujer está predestinada a ser una posesión más del hombre, a ser menos que nada, indigna y carente de valor desde el mismo momento de su nacimiento, nace la amistad de Flor de Nieve y Lirio Blanco , dos mujeres pertenecientes a mundos distintos, pero unidas por un lenguaje secreto (Nu Shu).

Este es el eje central de “El abanico de seda” de Lisa See, un libro a destacar por el profundo lirismo que lo impregna, la búsqueda de un sentido que trasciende el dolor y la presencia habitual de la muerte (“no hay vida sin muerte”). El yin y el yang, el hallazgo de la armonía. El loto dorado del alma. El amor que perdona.

En definitiva, una delicia de novela, elegante y seductora como pocas. Les dejo un estremecedor fragmento de “El abanico de seda”, en el que la protagonista nos relata su doloroso proceso de vendado de pies.

El dolor no se atenuaba. ¿Cómo iba a atenuarse? En cualquier caso, aprendimos la lección más importante para toda mujer: debíamos obedecer por nuestro bien. Ya en aquellas primeras semanas empezó a formarse una imagen de lo que seríamos las tres cuando alcanzáramos la edad adulta.

Un día, mientras daba una vuelta por la habitación, oí un crujido. Se me había roto un dedo del pie. Pensé que el sonido era algo interno de mi cuerpo, pero fue tan fuerte que lo oyeron todas las que estaban allí. Mi madre me clavó la mirada. – ¡Por fin adelantamos algo! Seguí caminando, pese a que me dolía todo el cuerpo. Al anochecer ya se me habían roto los ocho dedos que tenían que romperse, pero seguían obligándome a andar. Notaba los dedos quebrados con cada paso que daba, porque bailaban dentro de los zapatos. El espacio recién creado donde antes había habido una articulación se había convertido en un gelatinoso infinito de tortura. El frío del invierno no había empezado a anestesiar las atroces sensaciones que atenazaban mi cuerpo. Aun así mi madre no estaba satisfecha con mi docilidad.

Aquella noche mandó a Hermano Mayor traer un junco cortado de la orilla del río. Durante los dos días siguientes me golpeó con él en la parte posterior de las piernas para que no parara.. El día que me cambiaron las vendas, sumergí los pies en el agua como de costumbre, pero esta vez el masaje para dar forma a los huesos fue más espantoso que nunca. Mi madre tiró de mis dedos rotos y los dobló hasta pegarlos por completo a la planta de los pies. En ningún otro momento percibí tan claramente el amor de mi madre.

-Una verdadera dama debe eliminar la fealdad de su vida –repetía una y otra vez para inculcármelo bien- . La belleza sólo se consigue a través del dolor. La paz sólo se encuentra a través del sufrimiento”.

Para bajar el libro: Link

Un comentario en “El Abanico de Seda

  1. Pingback: Nuevas Páginas « ¿Cuántos muertos más necesitas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s