Mutilación

Las dos caras de Bibi Aisha 

Las dos caras de Bibi Aisha. En una aparece (der.) mutilada, y en la otra con reconstrucción facial.

La mujer perdió la nariz y las orejas como castigo por intentar escaparse de su esposo talibán.

La historia de Bibi Aisha, de 19 años, fue dada a conocer al mundo gracias a una portada publicada por la revista ‘Time’ en agosto de este año. En esa ocasión la publicación aseguró que la joven dejó a su cónyuge porque su familia la trataba como una esclava y la golpeaban frecuentemente.

Pese a todo, Aisha apareció el pasado lunes en la entrega de los premios Enduring Heart de la Fundación Grossman Burn, organización de Los Ángeles que pagó por su reconstrucción facial.

La joven, que recibió el premio de parte de Maria Shriver, esposa del gobernador de California Arnold Schwarzenegger, sonrió durante todo el evento.

“Este es el primer premio Enduring Heart que se le entrega a una mujer cuyo corazón nos demuestra a todos lo que significa el amor”, dijo Shriver antes de entregar el galardón. “Muchas gracias”, respondió en inglés la mujer.

“Aisha llegó a los Estados Unidos en agosto de 2010 para someterse a un tratamiento de ocho meses para su reconstrucción facial. Ella vive en California con una familia sustituta y tiene la compañía constante de personas que hablan su idioma, farsi”, explicó el portal en Internet de ‘ABC News’.

Aunque el tratamiento médico no ha terminado, este mes la joven recibió una prótesis especial que se puede poner todos los días gracias a un adherente para la piel.

La historia de Bibi Aisha

Justo antes de la medianoche, los talibanes tocaron a su puerta. Buscaban a Aisha, de 18 años, para que fuera castigada tras huir de la casa de su esposo. Ella fue obligada a los 13 años a casarse como pago de un asesinato cometido por un primo de su papá.

Desde ese momento, según cuenta Aisha, sus suegros le pegaban constantemente y la trataban como una esclava. Ella cree que si no hubiese salido corriendo quizás ya estaría muerta. Su cuñado la sostuvo mientras su esposo le sacó un cuchillo. Primero le corto sus orejas y luego su nariz.

Tras este hecho, la joven se refugió en una locación secreta protegida por militares y patrocinada por la organización no gubernamental ‘Mujeres por mujeres afganas’ en Kabul, capital de Afganistán.

El caso de Aisha fue utilizado por ‘Time’ para especular que esta podría ser la suerte de miles de mujeres en Afganistán si EE. UU. cumple su promesa de comenzar a retirarse en julio de 2011 sin haber derrotado a los talibanes que siguen siendo fuertes en el país.

En su momento, el editor de la revista, Richard Stengel, defendió la publicación argumentado que no se puede ignorar el trato que los talibanes le dan a las mujeres y que el público debe estar informado para poder formase un juicio realista de cara al futuro de esta guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s