Culpa Emancipada, Pero Culpa al Fin

Este post debería ir en la sección Mujer, pero no quiciera que se perdiera en esa lista.

Es normal ver 2 damas caminando rumbo al cuarto de baño. A ellas, desde la infancia se les enseña ir acompañadas. Crecen y siguen pidiendo esa compañia hasta que llegan a una edad en la que ya no quieren que nadie las acompañe, pero para eso ya son abuelas.

Esta práctica siempre ha resultado desde ridícula hasta misteriosa para el género masculino, pero en el mayor de los casos es intrigante. <Y ya sea por mera compañía, por seguridad, por aprovechar el momento y platicar sobre sus semejantes, por mera costumbre, el hecho es que veo en esta práctica un pequeño ejemplo de la coodependencia que a la mujer se le enseña desde temprana edad.

Luego las presiones se diversifican y multiplican. ¿Ya tienes novio? ¿Ya te casate? ¿Y los hijos?…¿No te has casado? Llegada la edad, la soltería no es un estado civil, es un problema que hay que resolver. Y entre más pronto mejor.

Si tarda en resolverlo más que la mayoría de sus amigas comienzan las culpas “No soy lo suficientemente bonita, o jóven, o flaca, o soy mala escogiendo a los hombres..algo está mal conmigo”  En algunos casos, conforme pasa el tiempo, terminan casándose con el que se enamoró de ellas, no por que ellas estén enamoradas de él, pero si comienzan ese viaje pensando que ese amor será suficiente para enamorarse ambos. Aveces el resultado no es tan malo, pero bajo el ideal del otro, no el de ellas.

Son diferentes las razones por que la mujer da el Sí. No siempre es por amor. Esto último no excluye a los hombres, pero eso es tema de otro post. Al ser una meta en su vida, se intenta que el momento sea lo más mágico posble, como si en verdad después todo se transformara. La historia post-boda nunca es contada en los cuentos de hadas así que elfelices por siempre pareciera un resultado mágico inemdiato despúes del “sí, acepto”.

El hombre real, el esposo, siempre está compitiendo con el hombre mágico que se espera, pero esa competencia es muy desigual. Por ello la esposa con el pensamiento mágico siempre esta centrada en lo “que falta” y no “en lo que tiene”. Su esposo, inicialmente el principe azul comienza a perder la competencia y se convierte en un “premio de consuelo”, ya que no hay comparación con el hombre que existe dentro de sus cabezas y las críticas comienzan a ser el órden del día.  Entre más grande la magia que se espera, más grande la desilución.

Pero no importa, sigue con su vida, ya que disfruta de la coodependencia. Se aprendió a astar pendiente de los demás,de sus hermanos, de su padre, de sus hijos, de su esposo, no de su propia vida.  Su vida y sueños no importan, están superditados a los sueños y vidas de los otros.

¿Vivir sin ellos? La soledad no es opción. Su vida, al igual que sucedia desde pequeña, es como ir al baño, se debe caminar con alguien. Y siempre anda en busqueda de su “media naranja” como si estuviera incompleta. Como si se hubiera nacido a la mitad. Y al encontrar a alguien “que la complete” pareciera que se está en deuda con él, que le debiéra algo por “el favor de completarla”.

Hasta ahora sus historias preferidas tienen un principe azul. La de los hombres tienen acción y amores ocasionales. El matrimonio es una de las metas principales en la vida femenina, en el hombre es solo un paso.

La libertad femenina no es tal, es todavía un mito. Más bien se asemeja a un libertinaje. Es entendible, despúes de siglos de encadenamientos, en apenas unas décadas sin grilletes, no se han hecho a la idea. Andan a la deriva, probando placeres y corriendo de aquí para allá. Pero no se han afirmado como género independiente. Siguen sientiendose incompletas sin alguien que dependa de sus cuidados.

Es en esa búsqueda que extravían el camino. Ya que encuentran tantos adictos, depenedientes de una droga, de un sentimiento, de una patología. Tanto manipulador disfrazado de azul y por su naturaleza intentan salvarlo. Cren que su amor será suficiente para ello. Estos caballeros tienen una buena fachada y se asemajan realmente al principe esperado, pero a manera del Dr. Jekill y Mr. Hide, se transorman y una vez que la mujer está atrapada, comienzan a manipularla. La mente de ella no puede entender como aquella persona de buenos sentimientos se convierta en ese otro ser, simplemente no puede ser.

Comienzan los fracasos de él y ella comienza a sentirse culpable. Y ahí es donde la mujer codependientre empieza a decir: “¿No tendrá razón él?”. Ella nunca dice: “él está equivocado”, ella se hecha la culpa todo el tiempo a sí misma. Porque él es el hombre que siempre tiene los grandes proyectos, sólo que no los puede lograr porque nadie lo entiende. Porque las mujeres codependientes viven con el síndrome del redentor, suelen pensar: “Yo lo voy a salvar, voy a lograr sacar de él el hombre bueno que es. La mujer anterior nunca lo entendió, la mamá era una bruja, no lo comprendía, pero yo con mi amor lo voy a transformar”. Y pierde su vida esperando que él cambie. No lo hará y sus patologías se incrementarán, sus adicciones también.

La culpa es un ingrediente muy importante en nuestra sociedad, ya que su moralidad es un producto mayormente cristiano. La religión cristiana proviene de la judia y de la hebrea. Las tres hacen sentir a sus fieles eternamente culpables. Para ser cristiano se tiene que sentir culpable todo el tiempo. Por lo que hice, por lo que dejé de hacer. Desde que nacemos venimos con pecado y si morimos deberemos de arrepentirnos de todo para poder alcanzar la gloria. Simplemente no se puede consevir un cristiano o judiao sin la culpa eterna. “Por que el mayor pecado del hombre es haber nacido….” Se le prohibió al hombre el desear la mujer de su prójimo, pero no a la mujer el desear al hombre de su prójimo. Por que ni siquiera era digna de tener deseos. Hace poco leí sobre un manicomio en España, donde la mayoría de los internos eran mujeres, y muchas de ellas eran internadas por que durante el acto sexual gritaban y lo disfrutaban. Es de entender que las que quedaban libres se protegiéran a si mismas tratando de ser insensibles en un acto que se convirtió solamente en reproductor. Y protegiéran a su hijas diciéndoles que el sexo era malo, y ellas tambiénlo serían  si les llegab a agradar. Entonces la misma mujer condenóy nego  cualquier placer y se encerró a si misma.

Desde que la mujer se despierta comienzan las culpas, el espejo le dice que “no es muy bonita, no es muy güera, no es morena, su pelo no es afro o lacio o rojo o negro. Sus pestañas son cortas, despobladas y sus cejas muy pequeñas….ni que decir de su cuerpo”, y la culpa prosigue todo el día y antes de acostarse la guerra con el desmaquillante, las cremas. Tratando de tapar los YA para que parezcan todavia.

Cuando se vive con culpas, se permite el maltrato. Y ahora a la supuesta mujer emancipada se le carga culpa por todo, por no ser suficientemente buena madre ya que se trabaja, por no ser suficientemente buena esposa por que se la pasa corriendo, por no ser lo suficientemente…suficiente. Y la emancipación le trajo nuevas y modernas culpas.

Es muy difícil queuna mujer estando en este circulo detecte esos patrones. En cuanto encuentre a un hombre que sufre, lo querrá salvar. Sin ver que antes de poder sacar a ese hombre del pozo en que se encuentra, ella se hundirá con él. Y aún estando ahí abajo, pensará que ella lo pudo haber evitado.Y elmanipulador se lo hará saber. Se convierte en una mujer maltratada, anímicamente, económicamente, físicamente. Y nunca se siente bien, aún cuando lo esté.

Cuando haga algo bien, ella pensará que siempre pudo hacerlo mejor, no por perfeccionista, sino por que no confía en si misma. “Que bonito color de cabello…” “¿Gracias, pero yo lo quería un poco más claro” “Que bien te quedó el corte….” “SI pero no era como yo lo había pedido…”. Nunca está completa. Es una esclava de las apreciaciones y desiciones de otra persona.

Este ciclo vicioso sólo podra ser roto elevando la autoestima. Con más amor propio. Ahí está el trabajo. Deben decomenzar a quererse y entender que aún con o sin photoshop, con menos capas de maquillaje, con menos botox, con hombre o sin él, que aún así son bellas, no importa que tan diferentes están de esas portadas. La culpa debe dejar de existir y de esa manera serán libres para perseguir sus propios sueños, no los sueños de los demás, los propios.  Con los aciertos y errores que esto significa.

Y los hombres, esos eternos ingratos tendrán que hacer su papel si aprecian verdaderamente la libertad. Se puede iniciar recordando que esa mujer a un lado, ha dejado todo para compartir su vida, y un poco más.

 

Un comentario en “Culpa Emancipada, Pero Culpa al Fin

  1. Cierto, aunque no todas somos tan dependientes como se maneja aquí, no todas vamos al baño acompañadas, ni sentimos culpa por todo pero si la mayoría, vaya que la iglesia nos ha dado una buena dotación de culpa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s