Jaque Mate

Sergio Sarmiento

“Castigo: La justicia que los culpables les aplican a quienes son detenidos”.
Elbert Hubbard

¿Para qué hacer el esfuerzo de castigar a los verdaderos culpables de la tragedia de Hermosillo? ¿Para qué meterse en pleitos con políticos y poderosos? Siempre es más fácil en este periodo electoral tomar a unos inocentes y echarles la culpa.
Así, la Procuraduría de Sonora y la PGR han consignado a catorce “presuntos responsables” del incendio de la guardería ABC. Trece órdenes de aprehensión les han sido obsequiadas por los jueces.
¿Quiénes son los detenidos? ¿Los responsables de haber subrogado una guardería del IMSS para operar en un inadecuado galerón? ¿Los encargados de emitir las reglas de seguridad para guarderías del IMSS o para establecimientos mercantiles de Hermosillo? ¿Los altos funcionarios de la Secretaría de Finanzas de Sonora que establecieron una bodega contigua y la llenaron de papeles sin contar con instalaciones de seguridad? ¿Los funcionarios de Hermosillo y del IMSS que inspeccionaron las instalaciones de la bodega y la guardería y dijeron que sí cumplían con las normas de seguridad? ¿Los supervisores que no se preocuparon por ver que los inspectores realmente hicieran su trabajo?
No, por supuesto. Quienes están siendo detenidos son archivistas, revisores, vigilantes o incluso bomberos, que cometieron el pecado de no poder salvar a más niños.
Juan Parra Valenzuela es uno de los acusados. Trabajó como empleado de ventanilla de la Secretaría de Finanzas atendiendo al público que efectuaba cambios de placas. Cometió el error de hacer bien su trabajo y se le prorrogó su contrato temporal por honorarios de tres meses. En su nueva responsabilidad debía visitar de manera ocasional la bodega para revisar información o los chips de vehículos. El día en que ocurrió el incendio había estado en la bodega, pero a la hora en que el incendio estalló estaba comiendo en su casa. Hoy se encuentra en la cárcel como presunto responsable de los delitos de homicidio culposo, lesiones y otros por la muerte de los 47 niños de la guardería ABC. ¿Qué responsabilidad tenía en las instalaciones de seguridad de la bodega? Ninguna. Por eso lo metieron a la cárcel.
Parra no es el único “chivo expiatorio” en los intentos de los políticos por llegar a las elecciones del 5 de julio con la posibilidad de decir a los ciudadanos que ellos sí han hecho algo para evitar la impunidad tras la tragedia del 5 de junio. Los detenidos son simples empleados de bajo nivel que no tenían ninguna responsabilidad en materia de seguridad.
El incendio de la guardería ABC nos ha mostrado una vez más no sólo las condiciones de inseguridad en que viven cotidianamente millones de mexicanos, ya que la situación de la guardería ABC no era diferente a la de miles de instalaciones oficiales y privadas en el País, sino también la cruel premeditación con que los políticos meten a inocentes en la cárcel para lavar sus culpas o para promoverse.
Los políticos se han mostrado nerviosos por las demandas de los padres de los niños muertos, que exigen que la tragedia no quede impune. En circunstancias normales no les habría importado la muerte de los 47 infantes, pero hoy las elecciones del 5 de julio están demasiado próximas. Sin embargo, la sociedad no debe, no puede permitir que el encarcelamiento de inocentes reemplace a la justicia verdadera, la cual sólo puede venir del castigo de los responsables de la tragedia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s