Los pecados de Estado

José Elias Romero

El cinismo es una actitud sui géneris frente a la mentira y ante la verdad. El cínico es ambivalente. En ocasiones miente y en otras se sincera.

El dramático e imperdonable siniestro que ha cobrado la vida de casi medio centenar de niños sonorenses, ha demostrado a lo que puede llegar el gobernante cuando se instalan en él los más grandes pecados que anidan en un hombre de Estado.

Porque en esta tragedia aparecen muchas responsabilidades legales, tan sólo con oír las confesiones oficiales.

En primer lugar, la de la autoridad estatal, pues, al parecer por un cortocircuito, se produjo el incendio de su bodega oficial, vecina de la guardería. Esto, sin más duda, da lugar a lo que la ley llama “responsabilidad objetiva”.

Además de ello, aparece la de la autoridad de seguridad social, que subrogó una guardería, colocada junto a una instalación riesgosa y, por añadidura, sin instalar las salidas y medidas de emergencia indispensables. Esta se llama “responsabilidad subjetiva”.

Por último, la de una autoridad municipal, que permite el irresponsable funcionamiento de ambas instalaciones. Esta se llama “responsabilidad oficial”.

Ahora bien, cuando existen muchos responsables hay, por lo menos, muchos indemnizadores. Aclaro que la indemnización por muerte o invalidez no compensa del dolor humano producido por la irresponsabilidad. Pero es, por lo menos, un invento de la ley, que ayuda a mejorar la condición de vida de la familia de esas madres trabajadoras que perdieron a sus hijos precisamente por ser madres, por ser trabajadoras y por confiarlos a los irresponsables.

Pero, al contrario, hoy nadie hace un esfuerzo por cumplir, sino para evadir su compromiso. Hace unos días escuché el atinado comentario de Francisco Zea, en Cadenatres, cuando se refería a las insólitas declaraciones del gobernador Eduardo Bours.

De inmediato pensé que, entre los pecados del hombre de Estado, los mayores y más graves son el cinismo, la irresponsabilidad y la inconsciencia.

El cinismo es una actitud sui géneris frente a la mentira y ante la verdad. El cínico es ambivalente. En ocasiones miente y en otras se sincera. Pero no es un mentiroso común ni un hombre franco, aunque suele confundirse con ellos. Tampoco se trata de alguien mentiroso por momentos y franco en otros. Nada de eso. Es un tercer género y muy distinto. La diferencia estriba en que sus características motivacionales fundamentales son una combinación de falta de interés por los demás y de falta de pudor por sí mismo. Esto es lo que lo hace muy peligroso y muy repugnante cuando anida en un hombre de Estado. Trataré de explicarme.

El mentiroso común actúa movido por una de dos razones. O porque hay algo en nosotros que le interesa o porque hay algo en él que le avergüenza. El mentiroso ordinario tiene un principio de interés en nosotros, aunque sea malsano y pequeño, y un principio de pudor en él, aunque sea malentendido e insignificante.

Para el cínico, en cambio, no hay nada en nosotros que le seduzca ni nada en él que le repugne. Cuando el mentiroso nos miente, es porque nos considera interesantes en algo. Cuando el cínico nos miente, es porque nos considera estúpidos en todo. El mentiroso actúa porque poseemos algo que a él le gustaría tener. Nuestro dinero, nuestra amistad, nuestra admiración o nuestros favores. El cínico nos engaña porque considera que no merecemos ni su verdad.

Pero, en su ambivalencia, el cinismo puede confundirse con la franqueza. Es más, el cínico muchas veces se proclama franco. La diferencia estriba, también, en las motivaciones. El hombre sincero actúa anteponiendo la verdad a sus intereses aunque con ello éstos lo paguen o porque a sus pecados no quiere agregar uno más. El franco tiene una moral. El cínico es un amoral. Actúa con descaro, porque no considera que sus pecados sean malos.

El cinismo es una de las consecuencias más estridentes de la soberbia. El cínico no actúa para defenderse o disculparse, sino por lo contrario. El cínico actúa porque se siente bueno y superior.

En lo que concierne a la irresponsabilidad, ésta no es más que la falta de previsión de nuestra conducta. Es grave, desde luego, en tratándose del hombre común, lo mismo si se concreta en una colisión descuidada, en una descortesía irreflexiva o en una insolvencia evitable. Pero puede resultar catastrófica en el hombre de Estado.

Es la irresponsabilidad política la que derrumba economías, la que condena a varias generaciones, la que fractura el régimen de gobierno, la que altera el orden de convivencia, la que socava los cimientos sociales. Por ello es tan pecaminosa cuando se instala en el hombre público.

Parecida a la irresponsabilidad es la inconsciencia. Sólo que aquélla es una perturbación de la voluntad y, ésta, una perturbación del conocimiento. Aquélla es una afectación del querer. Ésta lo es del saber. El irresponsable no quiere cumplir sus obligaciones. El inconsciente no sabe cuáles son sus obligaciones.

En fin, ante estos males, pobres niños, pobres familias, pobre Sonora y pobre de México.

w989298@prodigy.net.mx

Anuncios

6 comentarios en “Los pecados de Estado

  1. ASI ES POBRE DE NOSOTROS LOS MEXICANOS QUE TENEMOS SENTIDO COMUN Y SOBRE TODO SENSIBILIDAD QUE LOS GOBIERNOS TANTO DEL ESTADO COMO DEL FEDERAL IGNORAN PORQUE A ELLOS NO LES IMPORTA PERDER NUESTRA CREDIBILIDAD A ESTA GENTE SOLO LE IMPORTA SUS CERCANOS YA SEAN FAMILIARES, AMIGOS, CONOCIDOS, RECOMENDADOS. CREO QUE AQUI Y EN CHINA UN GOBIERNO QUE NO LE RINDE CUENTAS A SU PUEBLO TIENE QUE RENUNCIAR SI RENUNCIEN SEÑOR BOURS CASTELO Y SEÑOR CALDERON HINOJOSA.

  2. COMO RECUERDO AHORA AQUELLAS PELICULAS CON LAS QUE CRECÌ EN DONDE A VECES LOS MALECHORES SE PRESENTABAN PARA SER JUZGADOS Y SENTENCIADOS Y TODAVIA PEDIAN PERDON.
    PERO CREO QUE SOLO ERAN PELICULAS, POR QUE VEO CON ENCABRONADA DECEPCIÒN COMO SE HAN IDO ACABANDO LOS “HOMBRES DE PALABRA”, LOS “HOMBRES DERECHOS”, Y SOLO NOS VAMOS CONVIRTIENDO EN PELELES DE LA AMBICION Y EL BIENESTAR SIN IMPORTAR A QUIEN PERJUDIQUEMOS.
    Y ASÌ, MUCHOS QUE PUEDEN HACER MÀS DINERO NO SE FIJAN EN LO QUE SE METEN (SI ES BUEN NEGOCIO) CON TAL DE HACER MAS LANA.

    PERO AHORA VEREMOS SI PUEDEN DORMIR TRANQUILOS!!
    CADA NOCHE CUANDO VAYAN A DORMIR A SUS HIJOS VAN A RECORDAR LAS ESCENAS QUE NI SIQUIERA PUDIERON IMAGINAR A LA HORA “DE HACER NEGOCIOS”…..
    VERÀN DORMIDOS O DESPIERTOS LA CARITA DE UN BEBÈ MURIENDO QUEMADO!!

  3. Lei detenidamente tu post. Me agrada la idea pero no estoy de acuerdo con ella.

    Por idealismo desenfrenado de mi parte siempre he esperado que el hombre vea que no es ciudadano de una region, de una ciudad, de un pais. Sino que es simplemente un habitante del mundo y asi deje banderas de religion o de pertenencia.

    Me gusta pensar que antes de ser mexicano soy humano y cuando hablamos de nacionalismo se me eriza la piel de solo recordar los grandes crimenes que se han realizado en su nombre. Y como se sigue utilizando como bandera retrograda.

    Entiendo tu entusiasmo, y lo lo aplaudo como tal, pero la orientacion es la que no me convence. se que la alternativa es ser absorvidos por una cultura diferente y acabar con muchas tracdiones, pero en verdad no me preocupa por que de otra manera estaria defendiendo no se cual cultura, si la de los mexicanos actuales, los de a reforma o antes de la conquista, o antes que llegaran los aztecas, en fin, ignoro que defenderia ya que simpre hay una cultura que fue absorvida por otra.

    En cambio mi condicion de humano prevalece y me agrada mas. De antemano disculpa mi idealismo pero siento que nos deja mas que proteger lo inprotegible y defender lo indefendible.

  4. Lacrox , Gracias por leer y compartir. Como tu avatar guazonesco mi artículo es eso. Una burla, una ironía, un sarcasmo en busca de soluciones mágicas por mi incopetencia de proponer soluciones reales y tangibles. Tienes razón en aclarar lo del nacionalismo, no lo busco ni lo propongo sólo puntualizo que muchas veces reina nuestro antimexicanismo. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s