Beber Agua Embotellada, Un Peligro

En una de las campañas gráficas que intentan generar un cambio en el hábito de consumo de agua embotellada, una frase afirma: “El agua embotellada causa ceguera en los cachorros”. La campaña realizada por una organización* en contra del agua embotellada, intenta reducir el consumo, y la frase por supuesto, es una mentira.

image

El objetivo de la campaña, es enfrentar a las grandes empresas embotelladoras de agua utilizando argumentos falsos. Según los responsables, el criterio comunicacional es el mismo que utilizan las grandes embotelladoras de agua para vender su producto: utilizar argumentos que no son ciertos, y que en casos como el de la empresa de agua embotellada que se pasó de lista, quedaron en evidencia. Las acusaciones contra muchas empresas embotelladoras apuntan a la instalación de una falsa imagen de un producto para una vida saludable, que además de contaminante, muchas veces es menos saludable que el agua de grifo.

Pero sobre todo, otro punto por el cual las empresas de agua embotellada están en el ojo de la tormenta, es el efecto contaminante de la industria: el trasladar agua embotellada desde distancias desorbitadas, hacia países desarrollados y en desarrollo que disponen de agua de grifo con niveles de calidad totalmente aceptables, resulta como mínimo injustificado. Si a ello sumamos el efecto de las botellas de plástico en el medio ambiente, es muy acertado replantearnos el modo en que nos comportamos para saciar nuestra sed.

Entonces: ¿cuál sería la razón por la que gastamos más dinero por obtener un agua que en muchas ocasiones es de menor calidad que la que obtenemos sin gastos extras simplemente pagando nuestros impuestos?. ¿Porqué optamos por gastar más dinero en comprar agua embotellada comercializada de un modo insostenible para el medio ambiente?

Hubo un tiempo durante el siglo XX, en que gran parte de la humanidad se convenció que había que comenzar a pagar por beber agua embotellada, una idea que fue impulsada por empresas que lo promocionaron como una moda, tal como lo cuentan en “La historia del agua embotellada”, un vídeo animado realizado por la activista Annie Leonard.

En “La historia del agua embotellada”, nos cuentan por ejemplo, que un tercio del agua embotellada proviene del agua de grifo, o que el 80 % de los envases de plástico terminan en rellenos sanitarios donde permanecerán por cientos de años. En el minuto 7:44 del vídeo se afirma “beber agua embotellada está en camino a convertirse en algo ta cool como fumar durante un embarazo”, una frase que intenta predecir la forma en que pensaremos el modelo de consumo de agua actual, sobre todo en países desarrollados. Y las razones para la afirmación parecen certeras. El consumo de agua embotellada comienza a disminuir en países como Estados Unidos (no está muy claro si es a causa de la crisis), donde aparecen alternativas como la venta de botellas reutilizables.

Mientras las grandes compañías de agua embotellada cambian sus campañas y políticaspara resaltar sus nuevos compromisos como el medio ambiente, en ciudades como San Francisco, el propio alcalde Gavin Newsom toma la determinación de prohibir la compra de agua embotellada con dinero municipal. Un Grupo sin fines de lucro con sede en Boston, hizo recientemente un llamamiento a los gobiernos estatales para que dejen de invertir en agua embotellada en los organismos públicos, un gasto que según sus cálculos asciende a los 527.107 dólares anuales.

En tiempos recientes, surgen iniciativas como en Canadá, con la campaña un día sin agua embotellada, o ciudades como Toronto o Bundanoon, en Australia, que prohiben la venta de agua embotellada desde el año 2009 para reducir el impacto en el medioambiente. Por cierto, la medida sólo es posible en ciudades que cuentan con una red de agua domiciliaria saludable. De hecho, el disponer agua de grifo de calidad es una expresión de deseo en muchas ciudades, pero en tal caso, se trata de un derecho incumplido por parte de las autoridades responsables: el de disponer de agua limpia y segura.

El exigir agua de grifo saludable para todos, tiene una fuente de financiamiento más que lógica: disminuir el consumo de agua embotellada permitirá reducir la cantidad de residuos de plástico de botellas de agua embotellada, liberarando naturalmente los recursos del gobierno utilizados en el reciclaje y procesamiento del plástico. Mientras tanto, el compromiso personal de no consumir agua embotellada (a menos que seamos residentes en una comunidad con agua contaminada) es una idea loable y sobre todo, saludable con nuestro planeta.

*La imagenpertenece a la campaña Lying in Advertising (mintiendo en publicidad), y fue realizada en el año 2009 por Tappening. Tappening promueve un envase alternativo para el consumo de agua embotellada: botellas reutilizables.

En “la historia del agua embotellada”, puedes ver no sólo el vídeo explicativo, sino además informarte sobre el proyecto y las iniciativas que se promueven. (en inglés)

2 comentarios en “Beber Agua Embotellada, Un Peligro

  1. PUES DA LO MISMO TOMAR AGUA EMBOTELLADA O DEL GRIFO YA QUE PROVIENEN DEL MISMO LUGAR LO QUE HAY QUE TENER EN CUENTA ES QUE TODAS LAS AGUAS NO RECIBEN IGUAL TRATAMIENTO EN LA PLANTA DE AGUA POTABLE

  2. Pingback: Beber Agua Embotellada, un Peligro – La Entrada Secreta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s