De nuevo el Circo llegó al pueblo.

¿Quién ganará en esta elección a Gobernador? Los mismos de siempre, menos nosotros.

La algarabía generada por las elecciones analizada desde fuera es una práctica penosa. Miles de personas apoyan a uno o a otro y hay enconos y divisiones entre aquellos que eligen quién será su próximo verdugo. Con sonrisas y esperanzas se agolpan al rededor de los próximos “reyesuélos” mientras son testigos y razón de su encumbramiento y se alegran de que suba uno y no otro mientras todos los demás, los votantes, tienen que lidiar con una realidad cada vez más severa en los económico, en lo social y en lo cultural. La vendimia de ilusiones tiene un efecto extraño, casi catártico entre los votantes. Saben bien que les hace daño, que no será beneficioso, pero cual víctimas hipnotizadas por una serpiente, así se acercan y creen en verdad, por un instante, que su vida cambiará mientras aquellos suban y ellos se queden. La mordida es mortal, pero ellos confían, en verdad lo hacen, que ese veneno era el antídoto que necesitaban y mueren contentos, esperanzados.

El voto encumbrará a unos pocos, como lotería mortal, los que se quedan debajo sufriendo penurias ocasionadas generalmente por los mismos que suben, quedan de nuevo, y como ya es natural, con platos vacíos en su mesa, y los que suben tienen comida y oportunidades en bastedades. Aún así, las futuras víctimas se entusiasman tanto preguntándose, ¿quién ganará? Es una comedia trágica.

Ganará el grupito cercano a la cúpula partidista del que quede. No podemos decir que, por ejemplo, la vuelta del PRI haya sido un cambio positivo en la presidencia después de 12 años de panismo. Vemos las mismas prácticas de hace décadas, en muchos aspectos estamos reviviendo los 60s y 70s y los horrores de la guerra contra las drogas se han incrementado con la diferencia que no se publican tanto, lo que creo es aún peor por que prefiero la verdad cruda a la mentira piadosa.

Si gana Gandara (que de nuevo no representa al PAN sonorense. Al igual que Padres no fue el PAN, sino el padrecismo) la tónica será la misma que en el actual sexenio estatal, solo que se cambiará de manos el control de negocios. Entrarán nuevos grupos de poder con ya grandes fortunas. Pero ya nos sucedió recientemente con Bours, donde se esperaba que al no ser gente necesitada económicamente, el despilfarro del erario público fuera menor, pero ocurrió lo contrario. Así que las cunas nobles no son garantía de moderación ante el dinero fácil.

Los padrecistas llegaron a una posición de Gobierno por primera vez y a sabiendas que podía ser la única, arrasaron con lo que se les puso en frente. Sin miramientos ni prudencia mostraron su cambio de situación económica a todo el mundo, lo que ocasionó indignación. Que para ser sinceros esa indignación no va tanto por lo que se llevan, ya que estamos acostumbrados tristemente a que quien llegue lo haga, sino que los indignados son aquellos que no les tocó nada o lo que pensaban les debería haber tocado. Entonces no es la corrupción en sí el problema lo que causa la indignación de la mayoría, sino la no inclusión en la repartición del botín.

El PRI solía ganar todas, así que cuidaban las formas ya que eso les aseguraba mantenerse en la carrera política que habían elegido. Eran un poco más prudentes, por así decirlo. Pero en tiempos de alternancia eso ya quedó en el pasado, y este PRI que pregona “Otro Sonora” es muy seguro que sea reflejo de lo que es en el resto del país y que por no saber si el próximo sexenio continuarán en la administración, imitarán lo que ahora reniegan y veremos grandes cambios de fortuna en poco tiempo entre los allegados a la cúpula priista. Si analizamos los demás Estados con Gobernadores emanados del tricolor veremos que la corrupción es mayor en ellos que de la que hoy se quejan los priistas en Sonora.

Si voto por Gandara estaré perpetuando un estilo poco prudente de gobernar y muy cerrado en sus filas. Con buenas opciones de negocio para el Estado y crecimiento general.

Si voto por Pavlovich estaré votando por la continuidad de un proyecto que debería estar muerto y abriéndole la puerta a un grupo que vendrá de nuevo a vaciar las arcas, con muy poca gestión empresarial, por lo que tendremos un estancamiento fuerte en la economía, pero lo poco que fluya desde Palacio moverá ruedas que ahora están paradas ocasionando algunos negocios pequeños.

Si quiero votar por el menos corrupto, entonces tengo que cambiarme de planeta, por que si mi voto se mide en base a quién es menos o quién es más, no llegaré a nada por que ambos partidos no tienen ninguna garantía, ni la tendrán, de respetar el dinero que es de todos.

¿Claudia o Javier? creo que ninguno, ya debería ser hora que aprendieran donde esta el control, pero los que no hemos aprendido somos nosotros que a la hora de votar no lo hacemos con la cabeza sino con las vísceras y nos da temor darle el control a otros. No tengo nada a favor de Maria Dolores pero si la gente razonara el voto ténganlo por seguro que votar por ella o por Berry o de preferencia por partidos pequeños, al menos comenzaría a crear más temor en esas franquicias de negocios que llamamos partidos.descarga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s