Pretenciones

De nuevo el pinto contra el colorado.

¿Cómo se motiva a la gente a votar por un partido? Los votos duros de cada partido están muy definidos, en los casos del PAN y el PRI esos porcentajes son casi fijos desde hace tiempo por lo que su lucha es por los indefinidos o por las alianzas con otros partidos. Entonces ellos ya saben con cierta seguridad cuantos votos son seguros.

Dentro de los indefinidos hay 2 grupos de alto interés, los jóvenes, aquellos que van a votar por primera vez o los que están por ingresar al mercado laboral, ambos muy fácil de convencer. El otro grupo es el de las amas de casa, quienes se preocupan más por el día a día de la economía familiar que los propios esposos, en caso de tenerlos. Así que a ellos hay que dirigir la principal fuerza de la campaña.

Son a los jóvenes a quienes vemos por las calles haciendo sus “carnavales políticos” con gran algarabía , uniformados, sonrientes, dadivosos con la parafernalia partidista que puede ser una calcomanía para el auto, una camiseta, o volante, etc., en fin, son ellos los encargados de llevar “la chispa de la vida” que hace de la ocasión una fiesta pero sobre todo de transmitir su verdadera convicción, por que es verdadera, de que su candidat@ es la mejor opción.

Por su parte, las amas de casa son movilizadas de forma distinta. Ellas son la cara triste, ellas hablan de que tan mal les ha ido con tal o cual partido y que las cosas de casa no van bien. Esa tristeza prometen que cambiará con su candidato al cual apoyan por tener tales o cuales valores.

Luego, en la parte tenebrosa, cada grupo tiene su función. Los grupos de choque, aquellos encargados de hacer desmanes, enfrentar a contingentes, provocar a los contrarios, son conformados por jóvenes. La “chispa” se enciende, y pasa de ser “de la vida” a una flama de violencia y, en algunos lamentables casos, de sangre. Por parte de las amas de casa son las que apoyan a las liderezas de colonia y que también son enfrentadas a grupos más formales en los mítines contrarios, en las reuniones o frente a cámaras y micrófonos, por que es difícil discutir con un grupo de señoras enfurecidas e intransigentes.

Así los grupos tienen sus funciones bien definidas pero a su vez son el principal mercado meta para conseguir votos. Y a ambos se les comienza a conseguir con una palabra principalmente, “Cambio”. Esta tan llevada y traída palabreja es el arma principal para atraer a ambos grupos. Los jóvenes son atrapados en su afán natural de romper con todo lo viejo, que es basicamente todo lo que es anterior a ellos. Las mujeres también de manera natural adoptan la palabra ya que tienden a cansarse muy rápido de lo mismo, de la monotonía. Así que cualquier cosa que implique novedad y rompimiento con el pasado a ambos les suena bien.

Ni el PRI ni el PAN pueden utilizar la palabra cambio con credibilidad, ya que ambos han tenido oportunidades a nivel federal y estatal, uno más que otro, y sus resultados están a la vista. El PRI de Sonora la utilizará siendo oposición, hablando de todo lo malo del partido en el poder, aunque por décadas demostró que daba luz a sus programas y proyectos con los mismos dolores de parto. Se quejará de lo mismo que el PAN se quejaba cuando era oposición. Prometerá lo mismo que prometían los otros cuando tenían que hacerlo y dirá que ha cambiado. Y en un acto de contrición se rasgará sus delicadas vestiduras (bueno, no mucho por que su candidato es mujer. Por aquello del pudor) y dirá que es “Paquito y no hará travesuras”. Vaya, solo promesas de campaña por que al final seguirá siendo lo único que sabe ser. Y antes de que alguien quiera defenderlos solo mire al Gobierno Federal, volvieron después de 12 años prometiendo que habían cambiado, intentando un, hasta ahora fallido, cambio generacional y en solo 2 años ya tenemos al peso contra la pared, a la economía “con alfileres”, la violencia en escalada, grandes mansiones y corruptelas; solo falta el magnicidio para apreciar de manera evidente que hemos retrocedido 20 años por lo menos.

El PAN sonorense intentará lo imposible, convencer de que la corrupción no lo es tanto. “Solo robe poquito” pareciera su lema de campaña. A su candidato a Gobernador le pesa la demanda por peculado que tiene en su contra y que muchos auguran será la tranca que le saldrá al paso antes de Mayo. Aunque la verdad su principal obstáculo es su mismo partido por que han hecho las cosas con una alta ausencia de progenitora que la afrenta popular es palpable. Así que desandar lo andado no es opción y se echarán al hombro ese saco de calamidades cometidas y harán como que la virgen les habla cada vez que alguien saque ese tema tan sentido en el Estado.

Claudia no tiene la talla para Gobernar, eso es más que claro. No tiene las tablas, la entereza y mucho menos la capacidad. Y respaldada por un partido que es el padre y nieto de la corrupción al estilo mexicano, no tiene sombra que la ampare más que el dinero depositado en ella para recuperar el Estado para su partido. Salvo 2 o 3 personas a su alrededor, los personajes que la acompañan son una bola de parásitos presupuestales por lo que su gobierno será igual a todos los que conocemos del priismo. Mención aparte tiene su coordinadora de campaña, Natalia Rivera, que es un oasis en ese desierto y por la que yo votaría con los ojos cerrados.

Javier si tiene más tablas en lo que a dirección e inversiones se refiere, pero tiene puntos que opacan esas cualidades y que tendrá que aclarar. Tanto la demanda de peculado en su contra, como las imputaciones directas del PRI las cuales están muy bien documentadas. Pero debo insistir que el peso más grande es el PAN sonorense, que puede definirse como “Padresismo” sonorense. Me parece que es insalvable este último punto y que será su punto más débil y es evidente que se ha tratado de separar de ellos ya que no hay muchos burócratas en su campaña y no ha creado muchos compromisos con ellos. Pero mientras el PRI es el padre y nieto de la corrupción, el PAN es el hijo de ese padre y conoce muy bien sus mañas, tanto las conoce que las mejoró.

Comenzará de manera fuerte e intempestiva la campaña negra entre ambos. El PRI se irá sobre todo lo que huela a corrupción y atacarán ese flanco. Lo que le saquen a funcionarios estatales golpeará directamente a Gandara. Más lo que le abonen a él en su paso por la alcaldía de Hermosillo. A Pavlovich le caerá de sorpresa las acusaciones contra su persona, ya que seguramente la atacarán en cosas muy personales ya que no ha sido Gobierno (Senadora no es un puesto que permita tal marquesina para acumularle muchos golpes) así que los golpes serán más bajos. Ambos han demostrado en los últimos 6 años que no juegan limpio así que asustarán sus métodos y la sangre llegará al río.

Y en toda esta mascarada política, será el Estado que impávido acudirá como espectador pasivo viendo que el futuro que se acerca estará lleno e opacidad y desesperanza. No importa el desenlace de la votación, el resultado será el mismo, negativo socialmente hablando y donde solo se beneficiaran unos pocos.

candidatos-en-sonora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s