Narcofosas

No existe peor tiranía que la ejercida a la sombra de la ley con apariencia de justicia.

Como el ciudadano no encuentra la justicia en los juzgados o en los jueces, entonces deja de buscarla y comienza a pensar en la venganza. Pero mientras el campo mexicano cada vez siembra menos alimentos, el cultivo que va a la alza junto con el de las drogas es el de cadáveres y la cosecha de osamentas va repuntando.

Solo en el sexenio de EPN se han descubierto oficialmente 125 fosas que suman 560 víctimas de las cuales no se sabe nada, ni quiénes eran, ni cómo murieron ni mucho menos quiénes las enterraron ni asesinaron.
Las estadísticas oficiales no son confiables. En algunos casos, ni siquiera están disponibles. Las autoridades las ocultan y las matizan. La información de este fenómeno criminal está fragmentada por las narcofosas que cada dependencia toma conocimiento. Los recuentos abarcan solo meses, periodos que muerden parte de un año y otro, o una fase del sexenio anterior sumada al actual. Nada certero.

Ni siquiera se ve el esbozo de que se aperture una investigación para saber quiénes son los cuerpos y así poder avisar a sus familiares. El Estado toma el asesinato de sus ciudadanos como un acto natural dentro de nuestra realidad y no ve agravio que perseguir.

Ante esta situación no hay forma de esperar que el mexicano crea en sus instituciones y mucho menos crea en la justicia buscada por ellas. La venganza inmediata que tiene es la de votar en contra o a favor, y en el mejor de los casos abstenerse de hacerlo.

No hay mayor bien que un Estado resguarde que la vida de sus ciudadanos. Es por ello que cuando ese Estado se deslinda de la búsqueda de culpables y en muchos casos él mismo es el ejecutor, entonces no podemos más que decir que es un Estado fallido.

Podemos decir que tenemos un país, quizás decir que tenemos una nación. Pero definitivamente estos no están conformados en un Estado. Francamente no se si alguna vez lo han hecho. Más bien podemos ver a grupos que se dicen defensores de la justicia y acaban siendo los mismos que la cambian por unos pesos o un puesto político, tiranos disfrazados de supermanes.

“Ya no más de tus hijos la sangre, se derramé en contienda de hermanos…”Captura de pantalla 2015-01-18 a la(s) 11.48.30 AM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s