Participación Ciudadana

Ya lo he comentado antes, mientras el control de la economía este en manos de unos pocos no podremos frenar la corrupción rampante en cada rincón de nuestro andamiaje político. Los problemas a los que se trata de hacer frente provienen en su mayor parte de que los procesos de toma decisiones en materia económica no son democráticos.

La democracia, ya de por sí débil en nuestro país, no ha llegado a las cuestiones económicas y eso permite que unos grupos oligárquicos muy reducidos hayan acumulado un poder inmenso gracias al cual imponen sus preferencias al resto de la sociedad.

Lo que el país necesita y debemos reclamar es que las decisiones económicas se tomen democráticamente y que todas las personas tengan derecho a intervenir y a decidir sobre lo que tan directamente afecta a sus vidas.

Cuando en el Gobierno se afirma que las decisiones económicas deben tomarse por técnicos o tecnócratas que saben lo que hacen, lo único que se pretende es tomar una decisión política pero al margen de la gente que conforma la ciudadanía. Justamente, para poder imponerles así lo que nunca aprobarían porque saben que no les conviene.

Ejemplos, muchos. Pero ahí esta el incremento a los combustibles cuando somos un país exportador de crudo y carecemos de la capacidad de refinarlo por políticas públicas deficientes y manipuladas.

Deben crearse nuevas instituciones que permitan el debate plural previo a la toma decisiones y el seguimiento y control permanentes una vez que se han adoptado. Por ejemplo, un consejo estatal de análisis económico, como el que ya existe en algunos países más avanzados, que garantice que antes de tomar decisiones se tengan en cuenta todos los enfoques y perspectivas de los problemas. Y hay que garantizar que la ciudadanía conozca las decisiones económicas adoptadas y las razones que hayan llevado a tomarlas.

La ya impostergable creación de asociaciones ciudadanas que permitan promover y garantizar la constante y más amplia participación de la gente en la toma de decisiones económicas, comprometiéndose para ello a realizar una gestión totalmente transparente y sometida a un control permanente de la ciudadanía para garantizar que se obra solo de esa manera. Solo así de podrá reclamar, en correspondencia, que la gente ayude y asuma sacrificios, que se esfuerce y comparta para sacar adelante a su país, interviniendo con protagonismo y resolución en las decisiones de las que dependen su felicidad y sus condiciones de vida.

A los grupos criminales como a los políticos (la diferencia ya es casi intangible entre ellos) hay que cerrarles la llave del flujo de dinero. Controlando este punto al máximo se reducirá la corrupción al mínimo. Y solo con la participación ciudadana será posible una mejor democracia.

Captura de pantalla 2014-12-14 a la(s) 10.47.14 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s