Bacanales con el Enemigo

La reunión festiva realizada por los panistas y que tanto ha estado en boca de todos esta semana, es de lo más normal dentro de la política mexicana. Y entiéndase ¨política¨ en el contexto cultural del país donde todos han estado en una situación parecida. Me refiero a una reunión de políticos o burócratas o aspirantes a algunas de esas plazas. ya sea como invitados, como agasajados, como de relleno o como trabajadores en ellas (mesero, cantinero, alcahuete, etc.).

No son en nada ajenas a nuestro diario vivir. Es como hablar del narco o aspirante a, que vive cerca y que nadie llega a apagar sus berridos en la madruga, amenizados con una incansable banda sinaloénse, a pesar de las insistentes e inútiles llamadas de los vecinos a los oídos muertos o sordos de la línea de ayuda policial. Esa normalidad de la que hablo es la que lacera, la que duele, la que avergüenza y nos sonroja a todos por que la aceptamos en nuestra ya deprimente cultura.

Que un grupo de hombres esté disfrutando con un grupo de mujeres, no es nada de alarma. Que estás además sean posibles vendedoras de sexo, tampoco extraña a nadie desde que la humanidad existe. Que sean políticos en juerga, menos, parece que esos espectáculos son parte de su agenda diaria. Que sean casados, pues es problema legal de sus esposas y familia, ellas sabrán si interponen algún recurso civil. Que sean panistas y se golpeen el pecho cuando a escondidas hacen lo contrarío, pues eso es problema de su partido y la conducta impropia e hipócrita será problema de sus votantes.

Entonces, ¿dónde está realmente el problema? ¿Por qué tanto escándalo?
Primero por la exposición del evento. Si a usted lector se lo hubieran contado, lo hubiera escuchado con menos importancia que otras noticias, por que un grupo de políticos, sin importar el partido, en una juerga con mujeres, es menos interesante que el video de Peña Nieto hablando inglés. Entonces, el problema es que los agarraron. O como vulgarmente se dice “no es ser ladrón la vergüenza, sino que te agarren y no llevarte nada”

Segundo, no se sabe el origen del dinero para pagar esa bacanal. Intuimos que es público. No por que seamos muy duchos en investigación, sino por que como mexicanos sabemos que es así. El problema será demostrarlo. Esto si es de cuidado y de observarse, por que es un delito contra la nación y debería ser un gran escándalo y se debe de tener gente siguiendo la pista de cada centavo por que es del país, y ellos tienen la responsabilidad doble de cuidarlo, si así no lo hacen (que seguro no lo hacen) entonces a conseguir pruebas y castigarlos duramente. Ya sea que el dinero lo hayan puesto ellos de recursos públicos, o que el municipio de Puerto Vallarta cargara con los gastos, cosa también muy común, lastimeramente, en la política.

Tercero, y este punto para mi es lo delicado. Sus acompañantes, y quizás organizadores, son delincuentes. No cualquier delincuente sino personajes inmiscuidos en casos de asesinato, secuestro y narcotráfico. O sea todo un caso. Y esos son los que acompañan a los representantes populares y defensores del bien popular. Esto deja en entredicho dónde estarán los intereses que están resguardando. Cuando tengan que decidir sobre situaciones que contravengan los intereses de estos individuos y los grupos que representan, cuando se interpongan sus decisiones con los intereses sociales, ¿por quién van a decidir?

Si pagamos a personas cuyos amigos tienen intereses no solo distintos sino contrarios a los de la sociedad, ¿qué podemos esperar? si se les contrató para defender esos intereses y los traicionan de esta forma ¿qué se puede esperar?
O, ¿qué pensarías tu del supuesto empleado que se va de fiesta con la competencia y con tu propio dinero? ¿qué harías con él? Lo demandarías por abuso de confianza, por hurto y lo correrías, no solo lo cambiarías de puesto.

Dejemos el problema de que sean casados y anden con mujeres o drogas, eso es lo de menos y al final no es directamente nuestro problema. Dejemos que en su casa les hagan su infierno. El verdadero problema es que eles tamos pagando y nos están traicionando al comer con el enemigo, y los delincuentes son el principal enemigo del país, los corruptos, los asesinos, los violadores y narcotraficantes. Hasta Dante ponía a los traidores en el 9no circulo del infierno. El PAN no, no los pone ahí a pesar de tanto leer la Biblia. EL PAN solo los cambia de puesto.

Nosotros entonces debemos destituirlos y pedirles cuentas.Recuerda, son tus empleados. Que ellos se crean otra cosa es por que TU se lo has permitido. TU lo has consecuentado. Ahora es tiempo, en verdad ya es tiempo, que TU exijas su remoción del puesto y un juicio por traición a los intereses de la Patria (con mayúsculas). Y además el PAN deberá dar la cara y decir los resultados de su propia investigación interna para saber quién y de dónde se puso ese dinero y qué hacían los representantes de los intereses del pueblo con el enemigo. O ese partido debe ya buscar otra bandera de conservadurismo nacional para dar su verdadera cara, la que nos han demostrado durante ya 14 años, de ladrones e inútiles profesionales.

Mientras estos enemigos sigan patrocinando a nuestros empleados nada cambiará. nada. Para que cambie debes comenzar a participar activamente en lo que pasa en tu comunidad y dejar de ser un espectador que solo Captura de pantalla 2014-08-17 a la(s) 3.18.41 PMse queja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s