Paridas con Preñadas.

Desde que despertó sabía que sería un día caluroso. Lo bueno es que acabaría rápido por ser sábado. Entre gritos de compañeros, regaños del “maistro”, chiflidos a la niña de enseguida del oxxo que de vez en vez salía y les servía de pausa obligada para deshacerse en gritos y frases coloridas; el día se fue.

Terminaron de levantar uno de los muros que se habían caído la semana pasado debido al vientecito de marzo y a la mala calidad de los materiales. Poca mezcla, y mal hecha no daba para menos. Ya le había dicho muchas veces al maistro que así no estaba bien, que las casas se agrietarían todas muy rápido por que se desnivelarían en las primeras lluvias, pero a nadie le importaba.

¡No estes chingando Güero! solo le decía su patrón. !No es tu pedo, ni que fueras a vivir tu en ellas, no te alcanza ni pa´ la cagüama!

El día se fue rápido y ya para la una llegaron los pickups con el logotipo del Gobierno del Estado a dejar la ralla. esta vez llegaron muy temprano, en ocasiones tenían que esperarlos hasta que anochecía y a veces no llegaba la paga hasta el lunes. Se dio cuenta que venía “el ingeniero” y por eso todos parecían hacer como que trabajaban y se bajaban sonrientes y sonriendo. ¿Cómo estás pinche gúero? Le preguntó el ingeniero, “ya estás empezando a ponerte prieto como Don Chuy, mientras no salgas igual de pedo.”

Se conocían, ambos habían sido muy amigos en la niñez, compañeros de juegos, compartieron sus primeros noviazgo con vecinas de la colonia y eran inseparables en sus pisteadas de juventud. Hasta que el ingeniero se unió a un grupo de jóvenes pertenecientes a un partido de oposición. Aunque lo invitó varias veces, nunca le latió la mirada de esos nuevos amigos.

Ahí le perdió la pista, el güero dejó la preparatoria en su 1er semestre para poder ayudar en la casa, ya que su padre se quebró la pierna al caerse de un andamio, y tenía ya 4 años trabajando en la obra. “El Juan” en esos años ya era lider de aquel grupo, ya tenía incluso hasta titulo de el ingeniero sin haber tampoco terminado la prepa.

El partido que era antes oposición ahora era gobierno, y Juan ya traía su auto del año, no vivia en el barrio y era otra persona. Aún así lo saludo, pero con respeto, con poca familiaridad, -¿Qué tal ingeniero?

Juan le devolvió la media sonrisa y se dirigió al encargado de la obra molesto por que se estaban saliendo del presupuesto, tenían que entregar los pie de casa en 3 semanas y no estaba dispuesto a gastar más, tenían que definitivamente bajar gastos. O ponían menos material o despedían gente, o mejor ambos.

Caminaba por fuera de la obra, sin internarse demasiado. Sus pasos eran cuidadosos, como si nunca hubiera andado entre graba y ladrillos. No reparó en un poco de cemento suelto que había cerca de la carretilla y en descuido uno de sus lustrosos zapatos negros quedó de color gris. Chingadas madres…inche cochinero. Balbuceo,  –A ver, le dijo a uno de sus acompañantes, dame un pañuelo,

Eso metió en un lío a su interlocutor, la prenda que le solicitaban ya no se acostumbra, esté manoteó en sus posaderas como queriendo explicar que él no traía, así que, con cara de desatino, comenzó a solicitar a sus otros compañeros un pañuelo o un trapo. Uno corrió hacia el auto, otro le pidió a un albañil un pedazo de tela. Juan se desesperó al ver esa incompetencia, molesto tomó una prenda que estaba a la mano encima de un andamio y con ella limpió su zapato.

El güero saltó rapidamente del taburete donde estaba sentado y trató de impedir que se limpiara con ella,-¡No! gritó, pero su grito llegó tarde. Juan ni siquiera lo oyó, dejó en el suelo su momentaneo limpiador y siguió caminando.

El güero tomo la prenda y la sacudió lo mas que pudo, era su camisa. Se le acercó El Beto, – no te agüites loco, vamos por las guamas que trajeron.

Se acercó al grupo que estaba cerca de la hielera que contemplaban felices que en esta ocasión no les habían traído cagüamas, sino “puro bote.” Tomo uno, lo destapó y apuró el trago, se tomó la cerveza de golpe y la depositó ruidosamente sobre la caja del pick up.

Don Pedro se le acercó y lo felicitó, – Muchacho … que buen trabajo que has hecho!!! La verdad es que de todas las personas que han trabajado aquí en la constructora, nunca nadie hizo un trabajo tan bueno. No estes encabronado con Juan, vi lo que hizo con tu camisa. Esos cabrones no duran mucho. Ya han pasado por aquí un chingo de esos y al final vuelven como se fueron, con una mano delante y otra atrás.

No importa de que partido sean, antes nos llegaban diciendo: Al pan, pan; y al pri, tus votos. Y ahora no te pueden ver con un trapo rojo, si de pura chingadera nos dejan usarlos en los camiones pa´ cargar los materiales, no tardan en cobrarnos impuestos por eso o cambiarlo a color azul a guevo.

La gente se encabrona con ellos y piensa que quitando a unos pendejos y poniendo a otros se arregla el problema, no se dan cuenta que los pinches partidos son el problema. Hacen marchas y sacan a unos, hacen otra marcha y sacan a otros, pero siguen igual de jodidos. Mientras están ocupados queriendo chingarse a unos, los otros les meten el chile y ni cuenta se dan, cuando les cai el veinte, se encabronan y quieren chingarse a los otros, mientras los primeros les vuelven a ensartar el chile. Es un juego donde los que ganan, siempre ganan, y los que pierden seguirán perdiendo.

No te aguites con el Juan mijo, ese está pendejo ahorita, pero ya se le quitará cuando se lo chinguen, por que así pasa, a los jodidos les dan un poquito de poder y luego se los joden. Confunden las paridas con las preñadas. Otro sonso que pasó de don nadie a Don Chingón! Vente, agarra otro bote y vamos pa´ la casa de tu ama.

El viento caliente le daba ya en el rostro. Fue por una cerveza y se puso la camisa. Alcanzó a ver como Juan se subía a su camioneta blanca, a modo de nube, y se marchaba. Los demás corrían para subirse rápido a sus autos y darle alcance.

Tomó 4 cervezas más de la hielera ante las quejas de sus compañeros. -Sí, mañana es mi cumpleaños, dijo el albañil. Todos sabían que era mentira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s