El Gobernador dice No

Es difícil saber que pasa por la mente de una persona, más cuando está ostenta un poder y su linea de pensamiento se ha vuelto divergente a la que antes manejaba. Por ello solo queda el método de análisis para poder llegar a hipótesis de ¿qué es lo qué está pensando al actuar de tal forma?

A ojos de propios y extraños resulta más que obvio que la aplicación de los nuevos impuestos en el Estado de Sonora, es antipopular. No sólo por que la misma naturaleza de estos regularmente moleste a los ciudadanos, sino que están aderezados con ingredientes que hacen que el trago sea más amargo.

Por un lado la promesa de campaña de la eliminación del impuesto de tenencia vehicular, no se cobra durante el año 2012 y se intenta volver a hacerlo durante el actual. Craso error. Pero por otro lado el cansancio de una sociedad que ha visto como muchos funcionarios han incrementado de forma más que evidente sus fortunas particulares y esperaba que estos fueran al menos más discretos que los priistas anteriores.

A pesar de ello, con la sociedad vertiendo su frustración y rencor en las calles, un gobierno federal ya insensible a lo que pueda pasar con la imagen del Gobernador, los partidos de oposición azuzando sus huestes sindicales; con una larga linea de provedores con sus facturas ya amarillentas por el olvido y una evidente descomposición de las filas internas. El Gobernador dice NO.

Me llama la atención su negativa. Entiendo que la cerrazón es un instinto, se aloja en la memoria, tienes que conocerla para buscarla. Por ello es probable que Padres ya fuera como ahora evidencia ser. El poder solo es un catalizador de la conducta y de los valores. Pero las causas que obligan a ese actuar, las desconozco y solo me queda adivinarlas.

En está práctica dilucido tres opciones.

a) El factor Cajeme. El Gobernador cree que todo está siendo armado por sus enemigos y que el mal sentir es solo reflejo de prácticas partidistas, probablemente de grupos de choque priistas movidos por varias manos locales, bursistas y federales.

b) “Toda está bien, muy bien”. El vive en una tierra de ensueño. Y todo aquel que no es habitante de este paraíso, nació como bastardo, revolotea como ave de mal agüero, almas en pena. Por ello las obras de su gobierno superan por mucho a sus carencias y vicisitudes y hacen mal estos engreídos en reclamar sus actos, son injustos.

c) Corrupción. La “travesura” financiera que se ha cometido es tan grande, que solo queda un camino, imponer leyes injustas para poder hacerse de recursos que permitan tapar tal boquete en las  arcas del tesoro estatal, que el descrédito por esa injusticia será menor al que pudiera venir si no se tapa ese agujero. En otras palabras, es mejor quitar maderos del mástil para tapar los boquetes del casco, ahora hacen agua; que dejar que el barco se hunda por completo.

Claro que asumo la tercer hipótesis como la más probable. Ya que no considero a Guillermo Padres falto de capacidad e inteligencia, llegó por meritos propios a la candidatura de su partido para pelear la gubernatura y el camino no fue fácil. Se requirió de estrategia y brillantez política, él la demostró. Por ello seguramente, evidentemente, sabe que está en juego al tomar una actitud dictatorial contra moros y cristianos, y seguramente está optando por un mal menor entre todos los demás males. Prefiere dejar toda posibilidad inmediata en sus aspiraciones políticas y de su grupo, que enfrentar los resultados negativos de las próximas auditorias que darán cuenta de faltantes millonarios.

Quizás en el fondo los panistas aún fieles a él tienen un espíritu guerrero. Todo lo que conocen es salvar el pellejo. No hay pactos, lealtades, armisticios, todas las balas son traidoras, enemigas. El instinto que conocen es ese, el del guerrero que tiene que sobrevivir. Se comerán las suelas de sus lustrosos zapatos, comerán ratas de así ser necesario. Pero no está en su agenda rendirse. No puedes arrojar las armas y levantar los brazos y agitar un pañuelo blanco: eso sería el deshonor.

Suena muy romántico, pero el deshonor es lo que se está cosechando y solo entiendo que el túnel debe ser demasiado tenebroso para querer entrar en él, después de tantas luces de reflectores con que llegaron al gobierno, la oscuridad de esas madrigueras políticas debe ser enorme, atemorizante. El miedo a esas penumbras es tanto que prefieren pelear una batalla que saben de inicio perdida, pero con la probabilidad de rescatar de las grandes pérdidas pequeñas ganancias. Más lo valiente, lo heróico del acto, se desvanece cuando se cae en la cuenta que el mayor precio de esa batalla no lo pagan estos guerreros políticos, lo pagan los peones, los ciudadanos a los que juraron defender. Por ello, El Gobernador, dice No.

“En el hombre existe mala levadura…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s