Hasta luego Señor Diablo

El Papa Juan Pablo II eliminó el terror del infierno, lo consideraba un estado del espíritu y no un lugar físico y aseguraba que las imágenes utilizadas por la Biblia para presentar simbólicamente el infierno debían ser interpretadas correctamente. Decía que el Purgatorio existía pero no como “una prolongación de la situación terrenal” después de la muerte, sino “el camino hacia la plenitud a través de una purificación completa”.

Sobre el debate del “limbo”,  El Vaticano y Benedicto XVI decidieron eliminarlo como ese lugar “sin tormento pero alejado de Dios”, al que iban los niños recién nacidos que no recibieron el sacramento del bautismo.

El Obispo de Roma añadió que la santa no parte del más allá para contar los tormentos del purgatorio e indicar después el camino de la purificación o la conversión, sino que parte de la “experiencia interior del hombre en su camino hacia la eternidad“.

Además aseguró que el alma se presenta ante Dios aún ligada a los deseos y a la pena que derivan del pecado y que eso le imposibilita gozar de la visión de Dios y que es el amor de Dios por los hombres el que la purifica de las escorias del pecado.

Tenemos entonces un gran acontecimiento, El vaticano acabó con el purgatorio y con el infierno en la primera década del 2do milenio D.C.

Parece poco, pero si pudiéramos hacer una análisis en retrospectiva y viéramos las miles de almas que fueron condenadas durante estos milenios y como sufrieron los cristianos por el solo hecho de pensar en los tormentos y fuegos que los consumirían por una eternidad, además del lucro que la iglesia hizo con estas amenazas.

¿Qué seguirá ahora? ¿Quitarán el cielo? si no tienen el látigo para amenazar ¿esperan que la buena fe haga a las personas obrar bien? Sería maravilloso, pero con tantos siglos de amenazas pienso que serán varias las generaciones que se sucederán antes que salga de nuestro ADN el temor a los fuegos eternos.

Si no hay infierno, no hay diablo. Si no hay diablo, ¿quién aplica el cristiano castigo? El infierno hoy está de luto, y el diablo está triste, lo han eliminado de la historia futura, solo le pertenecerá el pasado. Buscará su lugar al lado de las figuras mitológicas, quizás junto a Ades se pueda sentir a gusto.

La dualidad natural, el ying y el yang, ya no pertenecen a un lugar después de la vida. Ahora El Vaticano los ubica dentro de nosotros, un lugar de donde nunca debieron haber salido ya que la búsqueda más importante, es la búsqueda interna de cada persona. “Homo, nosce te ipsum” (Hombre, conócete a ti mismo – y conocerás el universo y a los dioses-) dice el templo de Delfos de la antigua Grecia, ¡Como nos hubiéramos evitado sufrimientos estos milenios si tan solo nos hubiéramos dejado guiar por ello!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s