2010

El día de ayer el solsticio de invierno llegó con una luna muy roja. Muchos han visto malos augurios cuando la luna toma este color y durante siglos ha sido motivo de pesimismo.

En nuestro caso el 2010 así se despide y con él la primera década de este milenio.

Por algún motivo recuerdo lejanamente el año nuevo del 2000, pero muy cerca el 11 de septiembre del 2001. Como toda época humana estos diez años han estado marcados por claro-oscuros y el balance será positivo o negativo dependiendo quién lo haga. Lo que si es seguro es que tanto las guerras estùpidas y sin sentido, así como las tragedias han hecho que se hayan logrado aprendizajes.

Se ve una sociedad civil más documentada y más fuerte. Terminamos la década con las potencias puestas en alertas pero no por otras potencias como era costumbre, sino por amenazas que vienen de la sociedad civil. Y seguramente están ya pensando en como acotar, limitar, las armas cibernéticas con las que ahora esta cuenta.

Mucho aprendizaje nos ha llegado en forma de dolor. En nuestro país los últimos años han sido de azoro por tanta violencia, tan brutal, tan cercana. Nuestra vida ha cambiado poco a poco y no vivimos como lo hacíamos al comienzo del milenio, nuestras costumbres han cambiado y se han adaptado a las nuevas realidades, a los nuevos dolores y a las nuevas sorpresas diarias.

Los mexicanos hemos ido saliendo poco a poco a las calles a exigir. Salimos con dolor, ya que no está en nuestra cultura protestar, pero la magnitud de los hechos nos obliga a hacerlo y cada marcha le precede a la tragedia. Cada marcha es una demostración de hartazgo, pero también lo es de apoyo, de unión, en ciernes, pero uniones que han ido logrando lazos con personas lejanas y que acortan distancias y nos hacen saber que no estamos solos.

Cada nueva tragedia, cada nueva injusticia, cada nuevo gobierno que pasa sin glorias pero con muchas penas, han ido logrando que el sentimiento de unión crezca, por que nos damos cuenta que solo de esta manera somos fuertes.

El año se nos está yendo con esta maravillosa oportunidad de mirar, no solo de ver. De poder tomar contacto con todo aquello de lo que somos: frágiles, esforzados, perseverantes, solidarios pero no con el día a día. Muchas veces individualistas y un tanto negativos.

Independiente del diagnóstico que hagamos de este año, creo que lo importante es ver que vamos a  hacer y que vamos a aprender de este año del tigre para muchos con una fuerza inusual.

Esa pregunta es individual y ya que está terminando el año, aprovechemos de pensar en forma personal que puedo rescatar yo como  ser humano de este año y como puedo ser mejor persona con lo vivido el 2010 para poder amar de mejor forma el 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s