Melancolía Navideña


Después de las  cenas y preparativos de Navidad, cuando  recogemos  y guardamos la vajilla y la cristalería de fiesta, queda un sentimiento de vacío.Después de recibir los regalos, y descubrir a tu “amigo invisible”, otras ausencias “invisibles” marcan la soledumbre de la Navidad y se sienten  más que las presencias. Nunca como ahora duele tanto la soledad.


Nunca tantos se encuentran tan solos en tan buena compañía.
Cómo, con tanto amor presente, emerge el recuerdo del amor perdido.
Cómo,  con la Vida que nace y que une,  se añora la vida ida.
Duele la soledad en Navidad más que ningún otro día del año.
Porque mientras  en el resto del año el olvido se hace costumbre,
en Navidad la memoria resucita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s