Dolor del Alma

¿Dónde estás corazón?, no oigo tu palpitar. Es tan grande el dolor, que quisiera llorar. Yo quisiera llorar, y no tengo más llanto. la queria yo tanto y se fue, para nunca volver. (Mocedades)

Uno de los dolores más fuertes que conocemos es el del corazón o del alma. Son dolores que no tienen píldoras para contrarrestarlos, no hay recetas magicas. No encontramos en las farmacias banditas (curitas) para para colocarlas en ese órgano vital cuando un sentimiento golpea.

Los médicos dicen que el corazón no duele, pero parece que no saben tanto. La perdida de un ser amado, las desilusiones, las tristezas de ver a un ser querido sufriendo. En fin, todas las grandes tragedias humanas se alojan en medio del pecho.

Cuando eso sucede la vida se va consumiendo. Todos sabemos como los que sufren un gran dolor en el alma se avejentan a pasos agigantados. Y aunque nadie quiere sufrir ningún dolor, estoy seguro que es este tipo de dolores los que nadie quiere tener y gustoso lo cambiaria por un dolor físico.

No sé porque nos cuesta tanto entender y validar en forma absoluta que las cosas que nos pasan a nivel emocional repercuten directamente a corto, mediano o largo plazo  en nuestro cuerpo. Nos cuesta percibirnos como una totalidad en la cual todo afecta al todo.

Hace unos días escribí un post donde el Sr. Mario Hinojos trataba de comunicarle a su aún esposa sus sentimientos. A él le duele el corazón por lo que está viviendo, insisto que ignoro si si es culpable o inocente del amorío con su secretaria o con alguien más, pero tiene un dolor sentimental y lo único que hay para curar ese dolor es recuperar a la persona que lo causa. Por lo tanto a modo de cruzada personal y de manera heróica, hace uso de un medio periodístico y ventila su amor y su dolor.

No sólo yo hablé del tema, ese día varios blogs comentaron el asunto. Lo triste es que todos ellos lo hicieron en forma de mofa hacia el Sr. Hinojosa. Mas Medios se dedicó a enlistar una serie de comentarios de políticos que en cuestiones sentimentales se ve que no hilan una. Archivo Confidencial no lo baja de mandilón, Historias del Lado Oscuro pide burlonamente el Nobel de Literatura para Hinojos, Marquesina Política igual, lo tilda de mandilón y Encuentro 29 lo toma a broma.

A leguas se ve la estupidez humana. Nos comportamos muy valientes cuando hablamos del dolor ajeno, pero si cualquiera de los arriba mencionados cruzara por una situación parecida seguramente la idea no sería tan descabellada. Es fácil gritar desde la barrera.

Pero no queda todo ahí, el caso no solo es de falta de empatía. El tenor en los comentarios de esas columnas refleja el sentir general. Los hombres se niegan a dejar a un lado el machismo y ostracismo sentimental, y algunas mujeres se sonrojáron pensando que ellas podían ser las víctimas (Esposa o secretaria) de este tipo de misivas.

No sería lo mismo si el escrito hubiera sido de un joven de 17 años. Sonaría tierno, sería alagado por romántico y algunas jóvenes se comerían lo vientos por el escritor, soñando ser ellas las destinatarias de tal artículo.

¿Es entonces un problema de edad? ¿es más ridículo defender el amor entrado en años y con más historia juntos, qué la pasión de un mozalbete?

Pareciera que así es. Se puede entender que un imberbe lo redacte durante el periodo del noviazgo, más lejos, a edad madura, está vedado. Un escrito de este tipo dentro del matrimonio está fuera de lugar ya que es un campo para otro tipo de juegos donde el amor parece estar en la banca.  En ese juego se premia la traición, se festeja el engaño al cónyuge y la mentira. Se apapacha al que conquista a otra persona que no sea su esposa o esposo. Y se es complice de amores de los amigos y compadres. Se enaltece un antivalor, y se aporrea a quien valientemente se atreve a defender su amor.

Publicamos la lucha que se hace por un escaño político y escondemos la lucha que se hace por un cariño. Decía John Lennon que se mata a la luz del día y nos escondemos para hacer el amor . De igual manera en los cafes no se bajó de “pendejo” al Sr. Hinojos por publicarlo, por no saber esconder sus amorios y si no los tuvo entonces peor, ya que paga por lo que no hizo. Pero nadie, nadie, elogió la lucha que lleva a cabo un individuo.

Hay cientos de libros, películas, historias y canciones de amor que hablan del sacrificio que se harían por la persona que se ama. El amor romántico se enaltece en todas ellas. Incluso la más grande obra de nuestra lengua es El Quijote, que cuenta las andanzas delirantes de un largirucho caballero por su Dulcinea. Y cuando un jicotillo de carne y hueso hace su aparición, es lapidado con golpes de lenguas y plumas bífidas. Parece ser que es más valioso a los ojos ajenos desenvainar la espada ante un solo dragón, que ante miles de bocas lanzando fuego y veneno.

Anda mal nuestra sociedad. Y los hombres que la habitan son cobardes e hipócritas. Parecen niños temerosos de decir lo que sienten para quedar bien con el grupo. Pagan por ver, leer o escuchar historias de amores valientes, y cuando las tienen frente a sus ojos se acojonan, contienen sus sentimientos y se burlan con pusilanimidad. Mientras, ironicamente, algunas mujeres ayudan y alientan este comportamiento de los varones que las rodean, en lugar de pedirles que luchen por lo que es correcto, sin importar “que los perros ladren”. Luego les tocará a ellas cosechar lo que sembraron y llorarán amargamente.

La gran contención emocional que se ha demostrado en esta ocasión, quizás explique el alto índice de infartos y problemas cardiacos entre tantas otras enfermedades. Quizás si luchamos por aquello que nos hace sentir vivos, plenamente vivos; que nos hace sentir de nuevo que es nuestro corazón el que late dentro y no sólo las ambiciones temporales, quizás tengamos un órgano más contento y más dispuesto a darnos mejor vida.

La madurez del hombre es haber recobrado la serenidad con la que jugábamos cuando éramos niños.

Friedrich Nietzsche

Anuncios

3 comentarios en “Dolor del Alma

  1. Después de años de aquel incidente vuelvo a leer y me queda claro algo, eres de los pocos que entendió mi intención y mi sentir, hoy vivo felizmente casado con mi amada esposa.

      • No cabe duda que la vida da muchas vueltas, un día ella enfermo de cáncer y después de meses de luchar con todo mi corazón, por librar ese terrible mal finalmente y como un macabro regalo de cumpleaños a mis 49, de un tajo me quitaron esa mitad de la que el día de la boda hace referencia el sacerdote , el dolor que eso deja es infinitamente peor, que cualquiera vivido anteriormente, pero te deja en una situación tan definitiva que lo único que queda es, llorar , llorar y al final seguir adelante y buscar ser feliz para poder hacer felices a los que tienes al lado y te importan .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s