La Apariencia Como Virtud

No he encontrado una diferencia significativa entre engaño y mentira. Se utilizan como sinónimos generalmente aunque el engaño es equiparable a un delito tipificado como estafa. Pero para fines prácticos al parecer el engaño es un proceso de mentiras con el fin de logar un propósito definido, en cambio la mentira simplemente nos sirve par falsear la verdad en forma total o parcial.

Por ponerlo de otra forma. La mentira es un instrumento netamente humano. En cambio el engaño es también utilizado por todas las especies vivas. Así tenemos muchos casos donde una especie intenta parecer otra que no es para diversos fines, ya sea como protección imita a una especie más peligrosa (las falsas serpientes coralillo), para reproducirse (como la orquídea martillo que imita el abdomen de una avispa para que esta la polinice). Para alimentarse (peces e insectos que parecen plantas o rocas) o incluso para varias cosas a la vez como los pulpos.

La intención de la mentira es que el interlocutor no se entere total o parcialmente de lo que pasa por la mente del hablante. El que engaña es indiferente a la verdad, al final le da igual si se sabe que mintió o no siempre y cuando consiga su objetivo. Por ejemplo el que engaña para vender una auto y por otra parte el que miente de que robó algo.

De esta manera hay conductas humanas que engañan con el fin de conseguir alimento, reproducirse o simple protección y no se si debamos catalogarlas como mentira pura, no digo que no lo sea pero ¿qué tan culpable es un macho haciéndose el mas interesante con tal de conseguir un favor de alguna hembra? La mayoría de los machos lo hacen en la naturaleza.

¿Qué diferencia hay entre un pavoreal blandiendo su abanico de plumas y haciendo una danza de apareamiento con un joven haciéndose el interesante en su auto deportivo para conquistar a una mujer? 0 ¿qué diferencia existe entre el camaleón que se mimetiza para comer o protegerse y una persona que aparenta ciertos comportamientos para así pertenecer a cierto grupo y lograr que no lo golpeen o ridiculicen?

Si existe gran diferencia. Los animales y plantas no tienen opción. Nosotros pareciera que si.

Pero el engaño es tan común en la naturaleza que está en nuestros genes. La mujer engaña de manera más frecuenteque el hombre. Arregla su cuerpo, se pinta sus labios ojos y cara,  se perfuma aparentando otros olores. Son las más asiduas a cirugías reconstructivas, botox, etc., a un sin fin de artilugios con tal de engañar a otros o a sí mismas. Y todo ello es aceptado socialmente. Es una forma de engaño orientada principalmente a la búsqueda de una pareja o a la aceptación de cierto grupo.

En el hombre ese tipo de comportamiento no es tan aceptado, aunque se da cada vez más frecuentemente. Aún así el hombre utiliza el engaño para otros fines, principalmente en la búsqueda de estatus o de alimentos. Así tenemos que aparenta ser fuerte y no llorar, aparenta ser autosuficiente. O más poderoso que el otro por medio de la fuerza bruta o por medio de la inteligencia o la economía. Aunque el fin último sigue siendo el apareamiento si es muy importante para ello tener un estatus en la manada.

Todo lo anterior son engaños y para ello utilizamos una serie de mentiras. Pero, ¿por qué mentimos si tenemos otras alternativas? Es muy sencillo, por que da resultado.

Le sirve a la mujer retocarse y de esa manera ocultar los “Ya” para que parezcan “todavía”. Con ello quizás consiga mantener o conseguir pareja, o al menos sentirse mejor ella misma, aunque sabe muy bien que se traiciona. Le funciona a los jóvenes, ellos aparentan totalmente cuando van conociendo a una posible pareja. Mienten en casi todo para aparentar ser mejor de lo que son, y funciona. Si no recuerden todo lo que inventaron cuando comenzaban una relación. Así que por que funciona se sigue haciendo. Y se acepta que se siga haciendo.

¿Podría una mujer de este hemisferio imaginarse que mañana amanezca y se prohíban las pinturas faciales? No es mundo en donde les gustaría vivir, históricamente lo han venido haciendo de una u otra forma. ¿Podría un hombre enfrentarse a un mundo donde la mentira para conseguir un noviazgo estuviera penada con la muerte?  o para ambos géneros, ¿que la ropa que se utiliza sirviera solamente para la necesidad de proteger contra las inclemencias del tiempo pero no diferenciara a nadie ni diera estatus?

Tenemos diferentes tipos de mentiras. Tomas de Aquino las dividía en 3, las útiles, las humorísticas y las maliciosas. Aunque San agustín las dividía en 8. Independientemente de ello es aceptado que no todas las mentiras son iguales.

Nuestra concepción del mundo se basa en conceptos no verdaderos. Y no aceptamos un mundo de verdades regularmente para ocultar el dolor y la vergüenza de ser uno mismo. Somos participes en alguna medida de esta fraudulenta y engañosa base de las cosas. ¿No queremos ser engañados? más bien ¿por qué no?

Así que si se ve mentimos en casi todo lo que hacemos. Aparentamos con nuestros objetos de vida, ropa, auto, casa,titulo profesional, engañamos transformando nuestro cuerpo o cara para que nos vean de otra forma y ocultar lo que consideramos nuestros defectos. La desnudez no es tan temida por la falta de ropa, ni siquiera por la igualdad que da, sino por que queda a la vista todo y no hay mucho que esconder en cueros. El mismo libro del Génesis habla que Adán y Eva se sintieron desnudos y se ocultaron.

El mejor mentiroso es el que empieza por mentirse a sí mismo. Entre mejor sea en esta tarea más éxito tendrá con los demás. La mentira facilita la interacción social, ayuda a manipular a otros y también nos da avances en nuestra vida social y profesional. ¿Cuántas veces nos asombramos al darnos cuenta con qué facilidad salió una mentira de nuestra boca en situaciones que no lo ameritaba? ¿ En cómo nuestro cerebro nos juega una mala pasada y cómo nos convertimos en actores de nuestra propia vida?

Si todos mentimos, a los demás, a nosotros mismos y así funciona la sociedad e incluso la naturaleza, entonces ¿Por qué nos hiere tanto la mentira del otro? ¿Por qué catalogamos como lacra al que de manera ventajoza y con dolo nos mintió y saco provecho de nosotros? ¿Dónde está la línea, dónde se cruza que hace que la mentira aceptada se convierta en una traición?

Es en esta parte cuando dejamos de ser hombres y nos convertimos en humanos. Más allá de nuestra naturaleza y rol social, nuestro espíritu busca la perfección, sabe que hemos alcanzado un punto donde no es necesario mentir. Que no es necesario tener un estatus o un nivel económico, que el hombre debe estar más allá de eso. Si uno se hace experto en la mentira mintiéndose a uno mismo, entonces conocerá la verdad siendo sincero con sí mismo.

Es curioso, pero en un mundo donde la mentira se premia, donde se anima el engaño como forma de vida y supervivencia, el hombre que se atreva a dejar de mentir comienza a ser un extraño. Se le teme y se le aleja de todo y todos. Irónicamente no es de confiar por que no miente, por que no actúa como los demás.

No se donde está la línea entre la mentira aceptable y la que no. Simplemente no la aceptamos cuando nos damos cuenta que el engañado somos nosotros. Pero si sé que el hombre valeroso que se ha dado cuenta que no necesita mentir es un bicho raro ante los ojos de los demás, pero es cada vez más libre ya que deja la mentira atrás y va en busca de su verdad. Así este hombre rompe y abandona cadenas y comienza a ser un espíritu libre.

Mas si das a mi vivir

la dicha de un amor fingido.

Miénteme una eternidad,

que me hace tu maldad feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s