Erase una Vez

Recién leí un post o un artículo  (no logro recordar donde), de una plática de un mexicano con un americano en algún lugar de Europa. El americano en cuestión es nacido y criado en Los Angeles y con mucha experiencia en la cultura latina, sobre todo mexicana.

El mexicano le informa sobre la situación de inseguridad y crisis económica del país. A lo que el americano responde que no sería nada anormal un conflicto armado en corto tiempo en México ya que el país no se ha constituido como un lugar viable para vivir. No es un país hecho.

Por ello los que se quedan son los de la clase media. Los muy pobres se van, los muy ricos también. Los primeros por razones económicas, los segundos por razones de seguridad, pero es la clase media la que tiene que permanecer y cambiar lo que queda.

En estos momentos el país se encuentra inmerso en varias crisis muy profundas. De identidad, de valores, de seguridad, de rumbo, política, económica. Y todas son palpables y saltan a la vista. Pero el problema principal no es identificar las crisis, sino en dónde se encuentra la crísis.

Cuando hay crisis en una pareja, y las cosas quieren arreglarse, es normal escuchar el “si mi amor, por ti cambiaré” pero a la larga esa promesa se vuelve vaga e imposible de cumplir. Los cambios por los otros no son perdurables en el tiempo, el único cambio que permanece es que el uno hace por uno mismo, porque uno quiere mejorar y liberarse del mal genio, del exceso de peso, del maltrato, de la flojera, etc. Por lo tanto, aunque suene romántico, el “por ti mi amor voy a cambiar” no resulta a lo largo de la relación, sólo resulta el “lo voy hacer porque a mí me molesta y me duele ser así”.

Lo mismo aplica para la relación que tenemos como individuos con la sociedad. No podemos esperar grandes cambios si intentamos hacerlo por que la ley nos lo exige. Necesitamos apreciar la ley, saber que es por mi que la respeto. Trocar esa inercia egoísta y aprovecharla para nuestro beneficio. Respetaremos las leyes y normas por que así me conviene, no por ser mejor con los demás, sino por si hago lo que me corresponde tengo la oportunidad de vivir mejor.

No esperemos que nuestro hogar sea como una casa modelo, esas que nos muestran en los fraccionamientos para convencernos que compremos. Ahí no hay un hogar, solo una vitrina. En un hogar se necesitan sillones con alguna mancha, una mano que olvido lavarse pintada en la pared, una revista mal puesta, etc. Un sin fin de detalles que transforman esa inmaculada vitrina, en un verdadero hogar. Por que los hogares son perfectos al ser imperfectos.

En el afan de querer convertir nuestro hogar en una casa modelo, deshacemos nuestro hogar. Pasamos tanto tiempo fuera consiguiendo lo necesario para ver inmaculada nuestra casa, que ya no convivimos dentro, y nuestros hijos son educados por sus amigos, por la televisión o por el internet. No se platica en la familia, no se hacen actividades juntos. Sólo dormimos en nuestra casa perfecta y en unos años nos lamentaremos por que no tuvimos el hogar que queríamos”tanto que trabajamos” y nuestros hijos ya son los esposos y padres de alguien más.

Por lo mismo no tenemos que tener el país perfecto. Sabemos que hay muchas cosas por cambiar, pero hay que ir una a una. Desconfiemos de los “pro seres” que nos venden las promesas de cambiar todo. Esos son viles mentirosos, nada tienen que ofrecer. Busquemos administradores que quieran ir cambiando pocas cosas, una a una a la vez. Empezando por las más urgentes e importantes.

Nos venden el país perfecto y lo compramos por 6 años, y al final seguimos teniendo un país imperfecto que no podemos llamar hogar. Por lo mismo que pasa en nuestra casa. No convivimos con nuestros vecinos, ni siquiera sabemos quienes son. Puede haber una casa de seguridad en nuestro patio y jamás nos enteraremos. Solo utilizamos nuestra colonia para dormir y después nos quejamos que uno de los vecinos es un ladrón y nadie hace nada.

No tengo una bola mágica para saber si habrá o no un conflicto armado en México. Es obvio que según la inercia humana cada cierto tiempo los cambios los hacemos violentos, sólo espero que la tecnología y su comodidad haga pensar dos veces a los jóvenes (ellos hacen las guerras, los viejos se encargan de hacer la paz) el salir con un fusil.

Pero algo le concedo al americano del principio, el país es un país no hecho. No es viable vivir aquí. Pero tenemos que tomar este cuchitril, pensar en una país modelo y trabajar en él, para lograr tener nuestro hogar. “golpe a golpe”, empezando con una promesa a nosotros mismos por que queremos mejorar.

¿Y la crisis? ¿dónde está? En nosotros. Un país no es un lugar lejano, o un pedazo de tierra o un conjunto de leyes que se aplica en un territorio independiente y soberano. Es un conjunto de personas que deciden hacerlo, que viven y conviven juntas, y donde cada una respeta y hace respetar los derechos. Es por ello que la crisis se encuentra en cada uno de los mexicanos. Cierto, nos somos los que robamos millones de millones, no somos los gordillos, ni los chamacos verdes, ni los bejaranos, ni los pejes o las panistas y priistas que han tomado desiciones solo para que los cambios positivos se den en ellos y su grupo cercano.

Pero si somos los que se lo permiten, los que no los llevan a juicio después de sus tropelías. Somos los que no les exigen leyes para que existan referendums, o juicios políticos más claros y fuertes. Somos los que se han sentado a observar el espectáculo y gritar vivas cuando entra un nuevo jugador y rechiflar cuando no nos gusta algo. Somos meros espectadores.

Se del la gran carga que conlleva una cultura centenaria de espectadores. Se que no cambiaremos en un momento. Pero tengamos el sueño de nuestra casa modelo, y vamos paso a paso. Empecemos por el espejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s