Felicidad

No me extenderé mucho en este tema, ya que da para un post larguísimo o varios post.

Se identifica a un niño feliz con un niño sin preocupaciones, con necesidades básicas cubiertas y mucha risa. Quizás sea su tranquilidad y juegos lo que le da la felicidad, su ignorancia de los problemas del mundo.

Conforme se va creciendo y los problemas van acumulándose, las responsabilidades y la ignorancia del entorno es mayor, la felicidad necesita más que un cuarto de juegos. Curiosamente comienza a necesitar de los otros.

Se necesita al amigo, al confidente, al enamorado. Y conforme se crece se necesita a la familia, al conyugue, a los hijos. Nos vamos haciendo más exigentes para la felicidad. Necesitamos tranquilidad en lo económico, en lo emocional, en lo profesional, en la amistad, etc.

No se nos enseña a no depender de nadie para ser feliz, y comenzamos a basar la felicidad en los otros. es cierto que se necesita tranquilidad en el entorno y ciertas necesidades básicas cubiertas, pero sobre todo se neceita estar agusto con uno mismo, como los niños hacen.

Hay que entender que como adultos, la felicidad es una responsabilidad personal. Hace tiempo me llegó uno de tantos archivos de power point, donde se hablaba que a una esposa de un nuevo empresario se le preguntó en la reunión de bienvenida que si su esposo la hacia feliz. La respuesta de la esposa fue “no, no me hace feliz. Me ama y lo amo, es un gran esposo. Pero el hecho de que yo sea feliz o no, no depende de él, sino de mi”.

Así que no podemos hacernos responsables de la felicidad de los demás, solo de la nuestra y por lo tanto los demás no son responsables de la mía. Son importantes para darnos el equilibrio que necesitamos, pero la búsqueda es solitaria.

Estas fechas son importantes para compartir. Hay que aprovecharlas ya que es difícil encontrar con la guardia baja a tantas personas al mismo tiempo. Así que si le sonreímos a alguien es posible que nos devuelva la sonrisa. Busquemos esa oportunidad de ser útiles y veremos que seremos un poco más felices, ya que la principal lección de esta navidad es que la felicidad que nos brindan los otros no es en el apapacho que nos dan, sino en la sonrisa que les causemos.

La situación ha hecho que nuestras expectativas materiales se reduzcan, no nos preocupemos por lo que no vamos a tener, lo esencial es invisible a los ojos.  No se necesitan, al parecer, que pasen grandes cosas, sólo hay que abrir nuestro corazón y nuestros sentidos para ver lo que tenemos y no lo que nos falta. ¡Que tengan un día lleno de milagros!

Algunos en verdad los necesitan.

Anuncios

Un comentario en “Felicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s