Etupidez Humana. Leyes Fundamentales

“Es la estupidez la que hace que no aceptemos escuchar más propuestas que las nuestras. Y es la misma razón lo que hace que no aceptemos a las demás personas por como son”

Es normal encontrarnos con personas de buena voluntad hacia un tema en especial. Lo difícil es encontrarnos con que esa persona tiene buena voluntad a varios temas.

Regularmente las personas que tienen buena voluntad hacia un tema actúan de corazón, pero sin el cerebro, lo que puede ocasionar que el problema que tratan de resolver se acrescente antes que disminuir. Las personas con corazón para muchos temas suelen tener más inteligencia. No se si esta sea de forma natural o sea adquirida al tratar de resolver todos los problemas e ir dándose cuenta que es imposible por lo que centran su ayuda en lo esencial de cada tema y para ello desarrollan un pequeño sentido de inteligencia que les útil y práctico.

La dificultad reside en hacer entender a las personas de buena voluntad por un tema, que lo más seguro es que su función no es necesaria. Ya que no les es fácil entender que el problema se resuelva sin ellos por que creen que el corazón lo resuelve todo. Más difícil todavía es que entiendan que cuando traten de resolverlo lo harán de la misma manera torpe que miles lo han intentado durante miles de años.

Es como aquel que quiere salvar la vida de un accidentado. Si no tiene capacitación, al menos básica, en primeros auxilios, lo mejor es que ni mueva a la persona ya que seguramente le hará más daño. Y se recomienda su actuar sólo en ciertos casos. Por lo que nunca mejor aplicada la frase “más ayuda el que no estorba”.

Aunque también es cierto que la persona que quería ayudar y no lo hizo se quedará con una sensación de que pudo haber hecho más. Por lo que es importante que estas buenas voluntades sean bien encarriladas y de esta manera tener grupos de acción ciudadana para diferentes motivos. De otra manera el buen samaritano con sólo su buen corazón suele convertirse en un perfecto estúpido y eso no debe permitirse. Ya que los buenos somos muchos, pero estamos mal organizados.

Es por ello que la organización es primordial para encauzar los sentimientos de samaritanismo. Pero habrá que estar atento de lo siguiente:

Recogidas en el libro Allegro ma non troppo (1988), del historiador económico italiano Carlo Maria Cipolla (1922 – 2000)

.

  • Primera Ley Fundamental: Siempre e inevitablemente todos subestiman el número de individuos estúpidos en circulación.
  • Segunda Ley Fundamental: La probabilidad de que cierta persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona.
  • Tercera Ley Fundamental (o de Oro): una persona estúpida es aquella que causa pérdidas a otra persona o grupo de personas sin obtener ninguna ganancia para sí mismo e incluso incurriendo en pérdidas.
  • Cuarta Ley Fundamental: Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento, lugar y circunstancia, tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.
  • Macroanálisis y Quinta Ley Fundamental: La persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe.

Corolarios de Giancarlo Livraghi, recogidos en El Poder de la Estupidez. Segunda parte, de septiembre de 1997.

  • Primer Corolario: En cada uno de nosotros hay un factor de estupidez, el cual siempre es más grande de lo que suponemos.
  • Segundo Corolario: Cuando la estupidez de una persona se combina con la estupidez de otras, el impacto crece de manera geométrica; es decir, por multiplicación, no adición, de los factores individuales de estupidez.
  • Tercer Corolario: La combinación de la inteligencia en diferentes personas tiene menos impacto que la combinación de la estupidez, porque (Cuarta Ley de Cipolla) “la gente no estúpida tiende siempre a subestimar el poder de daño que tiene la gente estúpida”

2 comentarios en “Etupidez Humana. Leyes Fundamentales

  1. Lacrox:

    Pues de acuerdo con tu sesudo historiador, no hay quien se salve de la estupidez. Porque hasta cuando creemos que no lo somos, terminamos siéndolo. Aunque encontré muy cierto eso de que “la gente no estúpida tiende siempre a subestimar el poder del daño que tiene la gente estúpida”.

    No recuerdo quién lo dijo, pero recuerdo esto: “No hay algo más peligroso que un pendejo con iniciativa”. ¿Tú sabes quién lo dijo? Me suena como de Einstein o Churchill, no sé, pero es muy cierto.

    En fin, gracias por tus entradas en las que pones mucho empeño y resultan muy interesantes.

    Te mando un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s