Felicidad Sintética

Imagen 2Es aceptado que la gran diferencia entre nosotros y otros primates es nuestra masa cerebral. Es nuestro cerebro lo que ha logrado diferenciarnos en el reino animal.

El camino entre el homo habilis y el homo sapiens es de millones de años, 2 millones para ser más precisos , que parecerían una eternidad en años hombres, pero para nuestro planeta no lo es tanto. En este tiempo la parte que más cambió fue el tamaño del cerebro, pero principalmente la parte frontal. Lo que se le conoce como lóbulo o cortex frontal.

No intentaré dar una clase de anatomía, pero esta parte del cerebro está dedicada a las funciones lingüística y oral. Pero otra función que tiene es la de fabricar realidades, analizarlas y tomar una decisión. Puede crear escenarios futuros o pasados y en base a ellos tomar caminos de acción alternativos.

Lo anterior no pareciera tener nada que ver con el titulo de este post, pero no es así. Nuestro cerebro es el fabricante de sentimientos. El nos dice cuando debemos sentir dolor, calor. Cuando una caricia es agradable, o cuando no lo es. En fin, él fabrica nuestra realidad, ya que esta está formada de estímulos que llegan por nuestros sentidos, es el cerebro el encargado de administrarlos y clasificarlos.

Por lo tanto la felicidad es un sentimiento, un estado mental. Y nuestro cerebro se ha vuelto un maestro en producirla.

Ha habido varios estudios interesantes. Uno de ellos le ponía a los estudiantes varias opciones para decidir sobre ellas. Los que tenían más opciones, experimentaban más ansiedad que los que tenían pocas o sólo una. Uno de las pruebas le permitía a los miembros de un grupo tomar 12 fotos y elegir entre dos de ellas. Una se la daban al coordinador y otra se quedaban ellos. A un grupo se le decía que en el momento en que elegían cual dar al coordinador, ya no había vuelta atrás, su decisión era definitiva. Al otro grupo se les permitía cambiar de opinión durante las siguientes 12 horas. Resultado, las personas que no podían cambiar de opinión se quedaron más a gusto con su decisión. En cambio a los que se les permitía cambiar, casi el 70% de ellos dudo y cambió la foto.

Esto la saben perfectamente los mercadotecnistas cuando hacen que tengamos cientos de opciones para compra. Nunca estamos tranquilos, siempre queremos algo más, lo más nuevo, lo diferente. Lo que sea para producir felicidad momentánea. Fabricamos la felicidad acabando con la mayor parte de las opciones o hasta donde nuestro poder adquisitivo lo permita.

Lo mismo sucede en el matrimonio. Cuando las personas se casan y aceptan que la persona con la que lo hicieron es la única para toda la vida, la felicidad le acompaña, ya que no tiene que pensar en que puede tener otras, más jóvenes, más bonitas, etc. En cambio, si se está buscando variedad el matrimonio será infeliz.

Alguien dirá “¿la felicidad entonces está en el conformismo?”, un poco. Es verdad, entre menos opciones tengo, más tranquila mi mente, más felicidad hace el cerebro fluir por medio de hormonas y proteínas. Si una mujer soltera se encuentra con que su novio es maleducado, por ejemplo se tira soplados y se ríe de ello, es muy posible que busque otra opción, otro novio. Pero si es el esposo el que lo hace, solo lo criticará y seguirá con su vida, no cambia de esposo. El cerebro dejó de buscar opciones en esa área y acepta lo que se tiene.

Mucha de la infelicidad matrimonial viene de la infidelidad. Y mucha de la infidelidad viene del no aceptar el hecho de ya no tener opciones sexuales. El infiel recurrente no es una persona feliz, por que sigue buscando opciones. Es igual que un comprador compulsivo, busca la felicidad momentánea en la compra, pero pronto volverá a ser infeliz, por que no ha aceptado, no se ha conformado.

Si tenemos a una persona que vive en total acetismo, digamos un monje tibetano o un yogui hindú, encontraremos personas felices, por que sus opciones están limitadas.

El cerebro también se protege utilizando la felicidad sintética. En otro experimento se le dio a los estudiantes de un curso de Harvard 6 opciones para ponerlas en jerarquías de felicidad. Luego ya que las habían acomodado, se les dijo que la 3 y4 podían cambiarlas entre sí. A los que lo hacían, cambiaban de lugar la 3 por la 4 y viceversa, se les hacía una nueva prueba despues de un tiempo. Y automáticamente la número 3, que originalmente era la número 4, pasaba a ocupar el número 2. Y el número 4 que originalmente era el número 3, pasaba a ser el número 5.

De otra manera: La opción 4 pasaba a ser la 5, cuando inicialmente era la 3. Pero como ya no tenía tanta importancia entonces el cerebro la relegaba. En cambio la opción 2 que inicialmente había sido la 4, de pronto era muy importante, cuando al principio no lo era tanto. Eso pasa cuando dejo de tener algo que anhelaba mucho, después de perderlo, comienza a perder niveles de importancia en mi rango de felicidad.

Lo que quiere decir es que cuando no tenemos lo que originalmente queríamos, nuestro cerebro desecha esa posibilidad y acepta ser feliz con lo que se tiene. Una persona puede estar sufriendo por una perdida de una pareja, de un trabajo, de un hijo. Regularmente esa perdida es asimilada por el cerebro en 3 meses, tiempo durante el cual se siente una gran depresión. Pero pasada ese tiempo el cerebro vuelve a pensar que con lo que tiene se está bien.

¿Cuántos ejemplos en nosotros mismos tenemos? Perdemos algo, una oportunidad de un buen puesto, una pareja, un bien material, y al tiempo pensamos que estamos mejor así, que no hay mal que por bien no venga. Esa es la forma en que el cerebro crea la felicidad, conformándose con lo que se tiene. Por ello es normal encontrar más gente feliz en personas con pocas posesiones, que entre personas con muchas.Imagen 1

Otra característica de la felicidad cerebral estriba en el control que se tenga de una situación. Durante un experimento con ratas, se hizo una división. En un lado se encontraban ratas sobre un piso electrificado, el cual se activaba de improviso. En la otra división a las otras ratas se les encendía una luz roja instantes antes de activar el piso. Las de la primera división murieron mucho antes por estrés, en comparación de las segundas. El cerebro de las primeras sentía que no tenía control sobre su medio ambiente, y vivían en continua zozobra. En cambio las segundas sentían que tenían un poco de control, al menos ese sentimiento se lo daba la luz que avisaba del choque.

Es por ello que la gráfica de la felicidad va en aumento conforme las necesidades básicas están cubiertas, pero llegado a cierto punto se estanca. No se es más feliz cuanto más dinero se tiene. Pero si es importante tener cubiertas ciertas cuestiones. Vaya, si no tengo para comer mi cerebro está intranquilo, si tengo deudas también. El control es importante, por ello entre más pronto nos quitemos de problemas, más tranquilo estará nuestro cerebro, más tiempo de vida tendremos y será un tiempo feliz.

Con todo lo anterior podemos concluir 2 cosas:

  • La felicidad de los padres por la tragedia de ABC deberá comenzar a volver poco a poco a partir del 3er mes. Por que su cerebro se adaptará a las nuevas realidades y condiciones y aceptarán lo sucedido. Al decir esto no quiero decir que dejará de dolerles, ni que dejarán de buscar.
  • Y la otra conclusión es que la felicidad mental estriba en tener lo necesario y estar protegido a eventualidades. O como sabiamente se predica “la felicidad está en querer lo que tenemos, no en tener lo que queremos”.

He estado hablando de la felicidad mental. Se que muchos harán una diferenciación y hablarán en un plano espiritual, del Nirvana, Los Campos Elíseos, etc. Pero no es el tema del post, con gusto podemos tocarlo después

“Se que el dinero no es la felicidad, pero lo que a mi me gusta es la maña que se da para imitarla” Manolito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s