Ocaso

Imagen 3

El proceso electoral ha terminado. Las impugnaciones priistas a la gubernatura no van a proceder. Ya el IFE ha explicado el por qué de la diferencia en tiempos de medios y con ello el TRIFE seguramente dará carpetazo al principal argumento del PRI Sonora.

El resultado de la contienda nos deja una enseñanza: El Estado se encuentra en un momento de transición y lo normal cuando se presentan estos estados transitorios es que los líderes no estén a la altura de las circunstancias que se les exige.

Los cambios sociales no son inmediatos en todas las esferas, se van dando poco a poco. El sector tecnológico es el más cambiante, pero tenemos el sector moral y el empresarial que inmediatamente cambian sus reglas. Pero hay grupos como el político y el religioso cuyas inercias son demasiado fuertes y se tienen que ver arrastrados por los demás sectores para entonces realizar cambios.

Hace 2 meses era inverosímil pensar en marchar por alguna causa, por justa que esta fuera, en Hermosillo. Alzar la voz, totalmente de locos. Nos agradaba la comodidad que nos da el anonimato. Y ahora, uno de los Estados más reacios al cambio se está viendo poco a poco integrado a una dinámica coyuntural. Esperemos que el impulso sea lo suficientemente fuerte para asegurar su existencia en el futuro.

El cambio que se está gestando no permeará en el sector político. Los que esperan que la nueva administración sea sensible a las necesidades sociales, están siendo muy optimistas, soñadores. Los nuevos administradores tardarán en darse cuenta que la única razón de estar ahí es por un reclamo social y no por sus buenas prácticas políticas.

No hemos terminado la primera década de este nuevo milenio y estamos siendo exigidos a realizar un giro al timón. A rectificar rumbos y alistar velas para enfocarnos en nuevo objetivo. Pero no todos quieren subirse a este nuevo destino y son muchos los que se irán bajando o serán bajados.

Es muy difícil cambiar sus paradigmas mentales. Ya han decidido el bien y el mal, han separado lo incorrecto de lo correcto, por lo que cualquier acción fuera de sus límites es criticable, tachable, inconcebible. Y son los más reacios al cambio los que se bajarán primero, pero no sin antes ofrecer una gran pelea, por que también está en su naturaleza evitar su extinción.

No serán los más fuertes, ni los más inteligentes, ni los más jóvenes, ni los más ricos los que sobrevivan. Como en la naturaleza, serán los que mejor se adapten.

El caudillismo que habitaba el palacio estatal, está en su otoño. No ha desaparecido, abundarán émulos del patriarca saliente en esta nueva administración. Esperemos poder encontrar personajes con visión 20/20 que sepan que apoyar las causas y reclamos sociales es lo que les permitirá sobrevivir.

Tendrán que descender de la montaña de sus egos. O los bajaremos por la fuerza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s