Ceguera

Sonora fue el único oasis electoral para el PAN. Se ganó la gobernatura y la mayoría de los municipios. El congreso local estará pintado de azul, aunque no le fue bien en las diputaciones federales.

Bours aduce a que el caso ABC y su manejo en los medios pesó a la hora del voto sonorense. Pero no fue la guardería en si, ni su gran y estúpida tragedia lo que pesó a la hora del voto. Fue el manejo que el gobernador mismo le dio al evento.

Las razones por las que el gobierno estatal manejó el caso de esta manera no las conozco a fondo, sólo lo que ha salido a decir públicamente. Pero a propios y extraños el que no haya consignado de manera inmediata a los responsables no les dejó buen sabor de boca. Pareció que no quiso actuar, no le tembló la mano porque nunca dudó, nunca demostró la más mínima intención de juzgar a los responsables directos de su gobierno ni a los familiares y eso fue visto como un acto soberbio.

Lo mismo sucedió al designar a los candidatos. Intentando crear una nueva clase política eliminó su trato con las bases, con los “viejos” priistas y desoyendo toda voz de la coherencia y concordia, deshizo al PRI estatal. Entiendo el hartazgo que lo orilló a hacerlo, pero como ya he comentado “el problema no es deshacer estructuras, sino saber que hacer con las piezas” y todos los relegados anteriores, hoy están felices de verlo vencido.Imagen 11

Entonces, no fueron las 48 almas los que lo acabaron, sino su propio actuar. Ahora está buscando culpables debajo de cada roca, está tirando “pedradas” a cada matorral. Pide que impugnen la elección y le dice a la prensa que está mal que publicaran desplegados de la guardería el mismo día 5, aunque para su mala suerte era el día que se cumplía un mes de la tragedia. Y si así hubiera sido y, los medios lo hacían con o sin dolo, el resultado de esos desplegados no le hubieran hecho cosquillas si los responsables hubieran estado encerrados o al menos indiciados.

En su momento pensé que estaba analizando dos opciones, la de encerrar a medio mundo para quedar bien con la sociedad y empujar las elecciones, o apoyar a sus allegados a pesar del costo político. Pero ni una ni la otra ya que a sus allegados los dejó a merced del gobierno federal y las elecciones no fueron apoyadas con acciones. Ni con uno, ni con otro, y si usted se pone a ver los toros desde la barrera podría apreciar que desde aquí se ve y huele a una ceguera prematura causado por soberbia, y eso cuesta votos.

No señor Gobernador, no busque ni en los matorrales ni en las piedras, busque un espejo y encontrará el culpable. La necedad es hija de la soberbia y hubo pecados que tarde o temprano habrían de venir con su factura. El acabar con las bases, los oídos sordos a los políticos ancianos, la inexperiencia de sus allegados, el gobernar para unos cuantos, las decisiones unilaterales  y la insensibilidad social, fueron los ingredientes del platillo que se aderezo con mucho orgullo y amor propio y que hoy es el causante de esta indigestión.

5 comentarios en “Ceguera

  1. La soberbia ciega hasta a los ciegos………….

    La soberbia consiste en mirarse en un espejo como Narciso, sobre valorarse, y luego compararse. Creerse así más que los demás, despreciar al resto, asignarles defectos, ignorar virtudes… descalificar, insultar la inteligencia de los demás…

    El soberbio acaba aislado en su burbuja, auto exaltado en su mundo ideal, rodeado por aquellos “elegidos” que son una sociedad de “bombos mutuos” (eso es una descripción grotesca de la política…).

    Me trae al caso la fabula de los ciegos de Hermann Hesse:

    “…Durante los primeros años del hospital de ciegos, como se sabe, todos los internos detentaban los mismos derechos y sus pequeñas cuestiones se resolvían por mayoría simple, sacándolas a votación.
    Con el sentido del tacto sabían distinguir las monedas de cobre y las de plata, y nunca se dio el caso de que ninguno de ellos confundiese el vino de Mosela con el de Borgoña.
    Tenían el olfato mucho más sensible que el de sus vecinos videntes.
    Acerca de los cuatro sentidos consiguieron establecer brillantes razonamientos, es decir que sabían de ellos cuanto hay que saber, y de esa manera vivían tranquilos y felices en la medida en que tal cosa sea posible para unos ciegos.

    Por desgracia sucedió entonces que uno de sus maestros manifestó la pretensión de saber algo concreto acerca del sentido de la vista, pronunció discursos, agitó cuanto pudo, ganó seguidores y por último consiguió hacerse nombrar principal del gremio de los ciegos.
    Sentaba cátedra sobre el mundo de los colores, y desde entonces todo empezó a salir mal.

    Este primer dictador de los ciegos empezó por crear un círculo restringido de consejeros, mediante lo cual se adueñó de todas las limosnas. A partir de entonces nadie pudo oponerse, y sentenció que la indumentaria de todos los ciegos era blanca.
    Ellos lo creyeron y hablaban mucho de sus hermosas ropas blancas, aunque ninguno de ellos las llevaba de tal color.
    De modo que el mundo se burlaba de ellos, por lo que se quejaron al dictador.
    Éste los recibió de muy mal talante, los trató de innovadores, de libertinos y de rebeldes que adoptaban las necias opiniones de las gentes que tenían vista. Eran rebeldes porque, caso inaudito, se atrevían a dudar de la infalibilidad de su jefe.
    Esta cuestión suscitó la aparición de dos partidos.

    Para sosegar los ánimos, el sumo príncipe de los ciegos lanzó un nuevo edicto, que declaraba que la vestimenta de los ciegos era roja. Pero esto tampoco resultó cierto; ningún ciego llevaba prendas de color rojo.
    Las mofas arreciaron y la comunidad de los ciegos estaba cada vez más quejosa.
    El jefe montó en cólera, y los demás también.
    La batalla duró largo tiempo y no hubo paz hasta que los ciegos tomaron la decisión de suspender provisionalmente todo juicio acerca de los colores.

    Un sordo que leyó este cuento admitió que el error de los ciegos había consistido en atreverse a opinar sobre colores.
    Por su parte, sin embargo, siguió firmemente convencido de que los sordos eran las únicas personas autorizadas a opinar en materia de música.”

    …cualquier semejanza con la vida real, no es pura coincidencia, es un problema nacional.

    Saludos……..

  2. Me parece que vamos a entendernos bien. Si te gusta leer a Hesse ya es un buen comienzo.

    Volviendo al gober… que difícil ha de ser armar toda una estructura y que ya para poner la última pieza se te caiga. No lo estoy compadeciendo, pero suelo ser muy empático para tratar de ver las cosas de otra manera por que de no ser así sería miope

  3. …ningún ser humano es enteramente bueno, ni completamente malo…
    pensamiento Budista

    Definitivo, el esfuerzo del gober a través de su administración y seguramente desde antes, para construirse un futuro político/económico es digno de respeto y análisis.
    De inicio sencillo y muy complicado final, así es como lo percibo. Tenía todo para dar la batalla en el 2012, ya sea por el pri o el panal, hasta el 5 de junio, donde quedó de manifiesto que no supo, no quiso o no pudo separar lo público de lo privado, mezclado con una gran dosis de soberbia, configuro el coctel que lo tiene con la espalda en la pared. Responsabilidad en el accidente? por supuesto que tiene responsabilidad, desafortunadamente para él, su primer actuación fue de clara protección a los integrantes de su círculo y olvidó que la gente estaba escuchando al Gobernador Constitucional del Estado de Sonora y no al ciudadano Eduardo Bours.
    Construyó alrededor del estado un burbuja que llamó PRI Sonora, un partido dentro del partido. Todavía recuerdo la declaración de Roberto Madrazo después de su reunión con el Gobernador para discutir su intención de cierre de campaña en Hermosillo “…la condiciones políticas no están dadas para que el cierre de campaña se efectúe en Sonora”. Tres años después, la cúpula del partido le cobró la factura, lo dejaron solo, o mejor dicho, Bours construyó su propia soledad.
    Es el gober es víctima de su propia soberbia.

    • Que difícil es hacer el análisis sin conocer información desde adentro.
      Que interesante sería conocer los hechos por alguien que haya estado en los días siguientes en esos petit comités en palacio.
      Para conocer las respuestas a “no supo, no quiso, o no pudo”.

      Esperemos que el tiempo nos sea benévolo y alguna de esas almas quiera compartir con nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s